rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Argentina: Dimite el presidente del Banco Central de la República Argentina, Luis Caputo.

Francia Agricultura Mercosur Emmanuel Macron crisis

Publicado el • Modificado el

Salón de la agricultura: "cuidado, agricultores indignados"

media
el presidente francés Emmanuel Macron acaricia un becerro durante su recorrido por el Salón Internacional de la Agricultura de Francia. 24 febrero 2018. REUTERS/Ludovic Marin/Pool

El presidente  Emmanuel Macron recibió silbidos y aplausos al inaugurar el 55° Salón Internacional de la Agricultura de Francia. Los agricultores   preocupados por el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur y por la política de la gran distribución.


Como cada año el rito se  volvió a cumplir. La competencia entre animales y políticos empezó esta vez en medio de silbidos y aplausos. El presidente Emmanuel Macron inauguró el sábado el  55 Salón internacional de la Agricultura de Francia, principal vitrina de la vitalidad y debilidad del sector agrícola del país,  una cita obligada para todo político que busque destacar.  Aunque el lema  de la esta edición suena prometedor, "la agricultura, una aventura colectiva", el presidente no logró convencer  a los agricultores sobre lo bien fundado de sus propuestas para el sector.

Los productores agrícolas franceses tienen muchas y muy variadas reivindicaciones y reclamos, como expresaron gráficamente los jóvenes agricultores que portaban camisetas donde se podía leer "cuidado, agricultores indignados". Interpelaron al mandatario sobre los riesgos que  para su actividad piensan traerá la muy probable firma del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (Venezuela está suspendida). Tras casi 20 años de negociaciones, todo lleva a pensar que ambas partes están cerca de alcanzar un compromiso, notablemente sobre las cuotas de carne importada de América del Sur.

Otro tema de inquietud es el anunciado proyecto del gobierno  sobre la reorganización de las "zonas desfavorecidas". La Federación nacional de los sindicatos de productores agrícolas (FNSEA), el poderoso lobie que agrupa a la mayoría de productores, teme que 1 400 comunas pierdan esa calificación,  que les permite acceder a las subvenciones de la Unión Europea. A eso hay que añadir  el descontento de los productores provocado por la posición dominante de la gran distribución que busca ganar nuevos y más clientes siempre con base en la baja de precios, que acaba por asfixiar a los productores.

Muchos de los agricultores que interpelaron a Macron le reclaman la anunciada supresión del uso del glifosato, producto químico que deberá ser retirado a mediano plazo de los cultivos por sus nefastos efectos para la salud y la ecología.

Durante su recorrido el presidente  dijo estar convencido de "que hay un futuro para nuestra agricultura pero que tenemos que inventarlo juntos". En visperas de la inauguración del Salón, el mandatario reunió el jueves a 700 agricultores, en su mayoría jóvenes  cuidadosamente seleccionados, a quienes calificó como la "nueva generación" que deberá  realizar la transformación del sector. De aquí al 2021 alrededor del 40% de los productores activos se habrán jubilado, o habrán quebrado. Los agricultores franceses representan apenas 1% del electorado, pero su peso político sigue siendo importante.

En esta edición del Salón participan 4 000 animales de 350 razas (incluidos caballos, vacas, cerdos, gatos, peces, conejos, etc). El año pasado asistieron 620 000 visitantes, entre ellos 32 000 profesionales.