rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Francia: Al menos 13 muertos por inundaciones en el suroeste del país.
Vida en el planeta
rss itunes

El fabuloso destino de los diamantes de Tavernier

Por Silvia Celi

El Museo Nacional de Historia Natural de Francia y la Escuela de Artes de la Joyería de Van Cleef & Arpels, tras años de investigación, han reconstituido veinte diamantes excepcionales que el negociante francés, Jean-Baptiste Tavernier le vendió al Rey Sol.

Jean-Baptiste Tavernier fue un negociante y un gran viajero francés, que trajo del Oriente a Europa una cantidad extraordinaria de objetos maravillosos, como seda y piedras preciosas.

"Cuando Jean-Baptiste Tavernier regresó de su sexto y último viaje, que duró unos cuatro años, trajo textiles y otros productos maravillosos que inspiraron el gusto por el oriente en el siglo 17. Había también un cofre que contenía 1000 piedras preciosas. Entre ellas había 20 gemas excepcionales", explica Marie Vallanet-Delhom, presidenta de la Escuela de Artes en la Joyería.

"Tavernier, que ya tenía relaciones comerciales con la corona,  propuso ese tesoro al rey de Francia. En esa época Luis XIV tenía 33 años, era joven, sentía una gran pasión por las piedras y sabía mucho sobre ellas. Lasamaba como un naturalista, no para engastarlas sino para admirarlas", añade.

"Cuando Luis XIV compró las piedras entre las que estaban esos diamantes, pagó el equivalente del 20% del presupuesto anual de Francia. ¡Una suma considerable!, precisa Vallanet-Delhom.

Y entonces comenzó la historia

"Esas piedras, entre las que había un diamante azul muy grande, fueron a formar parte del tesoro de la corono. El cofre se encuentra hoy en día en el museo del Louvre, en París", comenta la presidenta de la Escuela.

"En esa época los diamantes azules no eran muy apreciados, pero El rey se da cuenta de que tiene un valor mineralógico inestimable y lo guarda en el cofre de la corona junto con las otras 19 piedras excepcionales. El resto sirvió para regalos para los embajadores, para protocolo", prosigue Marie Vallanet-Delhom.

Ese tesoro en el guardamuebles nacional. A finales del siglo 18, durante la revolución francesa, el guardamuebles fue saqueado tres noches seguidas y las piedras desaparecieron.

"La policía encontró todas las gemas, salvo el diamante azul que uno de los ladrones se había llevado a Inglaterra. Ese diamante fue tallado nuevamente para impedir su identificación. E destino de ese diamante continía pero, esa es otra historia..."

Las demás gemas reintegraron el guardamuebles nacional, pero durante la tercera República, a finales del siglo 19, el gobierno necesitaba dinero y además, quería borrar todos los recuerdos de la monarquía y esas piedras simbolizaban el poder real. Las piedras fueron entonces subastadas y dispersadas.

"No sabemos dónde están. En todo caso, en la forma que tienen las réplicas que tenemos aquí en la Escuela ya no existen. De eso  estamos seguros. Espero que existan aun con otra forma con otro tallado", lamenta la presidenta de la Escuela de Artes de la Joyería de Van Cleef & Arpels.

Gracias a un grabado publicado por Tavernier en uno de sus libros, el Museo de Ciencias Naturales y la Escuela de Artes de la Joyería lograron reproducir los veinte diamantes.

“Cuando estudiamos de cerca ese grabado nos percatamos que había sido realizado por Abraham Bosse, grabador  naturalista cuyo trabajo era muy preciso. Hicimos cálculos sobre el grabado y todo estaba perfectamente calculado, según el tamaño de cada piedra", explica François Farge, profesor de Mineralogía, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

"Sobre esa base, reprodujimos en la computadora todos esos diamantes con sus colores. El gran tallador canadiense, Patrick Dubuc, especialista en tallas antiguas, reprodujo esos diamantes como eran en el siglo 17, pero que lamentablemente desaparecieron en los avatares de la historia", concluye François Farge.

El profesor François Farge, co-autor del proyecto "El fabuloso destino de los diamantes de Tavernier". París, enero de 2018. ®JMRoquejoffre

El profesor Farge espera que estas reproducciones inspiren nuevas joyas a los jóvenes diseñadores de hoy.