rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia China Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Macron en China: Pekín quiere que Francia asuma el liderazgo occidental vacante

media
El presidente francés Emmanuel Macron y la primera dama Brigitte en la Gran Pagoda del Ganso Salvaje, en Xian, el 8/01/2018. REUTERS/Ludovic Marin/Pool

Desde el punto de vista chino, la visita oficial del jefe de Estado francés es, entre otras cosas, la oportunidad de comprobar si Emmanuel Macron puede ser el socio occidental privilegiados frente a la política aislacionista de Trump, la crisis política que paraliza a Merkel y el Brexit que penaliza a May.


Con la corresponsal de RFI en Pekín, Heike Schmidt

Pekín necesita aliados, y Francia se encuentra en un momento privilegiado para ocupar el vacío dejado por otros. En Estados Unidos, el presidente Donald Trump ha optado por el repliegue; Londres eligió el Brexit, por lo que ha dejado de ser el pilar de China en Europa; por su parte, Alemania sigue sin poder formar gobierno.

En esta situación, Pekín ve en Emmanuel Macron un socio ideal para apoyarse en su ambición de desempeñar un papel protagónico, ya sea en la lucha contra el calentamiento global o en la crisis norcoreana, donde Francia podría fungir de mediadora.

El martes 9 de enero estará marcado por la agenda política, sobre todo con Corea del Norte como tema central. Incluso si existen divergencias entre París y Pekín, también existen puntos de convergencia posibles.

“China propuso que Estados Unidos cese las maniobras militares y que Corea del Norte congele sus ensayos militares para que las dos partes puedan hablarse. Creo que por ahora Francia no ha apoyado esta propuesta, lo que a China le cuesta entender”, explica el periodista chino Zheng Ruolin.

“Si Francia está a favor de una solución pacífica, la propuesta de China es razonable, la única que podría funcionar. Hay que reflexionar: si Francia tiene otras propuestas, creo que China está dispuesta a escuchar. Cuando ambos se unan, creo que podremos cambiar las cosas”, agrega.

Pekín ve con buenos ojos que el presidente francés haya elegido el Imperio del Medio como primer destino asiático, en incluso le resulta halagüeño que haya elegido Xian, punto de partida que la antigua “ruta de la seda”.

El gobierno chino espera que justamente París adhiera al gigantesco proyecto de una nueva ruta de la seda que debería resucitar a este antiguo corredor comercial en Asia y Europa, pero que hasta hoy sobre todo sirve a los intereses del gigante asiático. El desafío para Macron: hacer valer las exigencias europeas.

En una entrevista publicada este lunes por la mañana, el presidente francés no ocultó la ambición que comparte con su par Xi Jingping: “Nuestra relación siempre ha sido pionera, debe seguir estando en la vanguardia”, sostuvo.