rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Agricultura Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Macron anuncia la prohibición del glifosato en Francia en menos de tres años

media
Manifestsantes contra el glifosato, ante la sede de la Comisión Europea, el 27 de noviembre de 2017 en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

El mismo día que la Unión Europea autorizaba por otros cinco años la utilización del controvertido herbicida, el presidente francés declaró que tomaría las medidas necesarias para que este producto químico fuese vedado “a más tardar en tres años”.


Francia expresó este lunes a través del primer ministro Edouard Philippe que “lamenta” el resultado del voto europeo que autoriza otros cinco años el uso del glifosato, un controvertido herbicida acusado de ser nocivo para la salud.

El presidente francés, Emmanuel Macron, fue más lejos. “He pedido al gobierno que tome las medidas necesarias para que la utilización del glifosato sea prohibida en Francia a partir del momento en que se encuentren alternativas, y a más tardar en 3 años”, escribió el jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

Francia esperaba el lunes que la UE limitara la autorización del glifosato este lunes a no más de tres o cuatro años.

La decisión europea fue inesperada porque las divisiones entre los países del bloque parecían insuperables.

Este herbicida se ha convertido en una cuestión de salud pública pero también política desde que en mayo de 2015 el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, que depende de la OMS, lo calificó como "probable cancerígeno".

Los nueve países que dijeron no en una primera votación el pasado 9 de noviembre, entre ellos Francia y Luxemburgo, mantuvieron este lunes su posición, indicaron fuentes europeas al corriente de la decisión, tomada a puerta cerrada.

Pero esta vez, 18 países apoyaron la propuesta de la Comisión, frente a los 14 de la primera votación, lo que permitió superar el umbral del 65% de la población del bloque, necesario para que la propuesta pudiera prosperar.

Alemania, que el 9 de noviembre se abstuvo, votó esta vez a favor, una decisión que influyó a otros países.

Según una fuente cercana a las negociaciones, el gobierno alemán pidió cambios en el texto para limitar el uso privado del glifosato y sobre el respeto de la biodiversidad.