rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia francés Feminismo

Publicado el • Modificado el

El primer ministro francés proscribe el ‘lenguaje inclusivo’ en los textos oficiales

media
El primer ministro francés Edouard Philippe. REUTERS/Stephane Mahe

Edouard Philippe dio a sus ministros la consigna de evitar el uso de la llamada escritura inclusiva en los documentos. De este modo, el gobierno francés pretende zanjar la polémica desatada tras la publicación de un manual escolar redactado siguiendo esta tendencia.


El primer ministro francés Edouard Philippe puso punto final al debate sobre la escritura que sacude a Francia desde el inicio del año lectivo, con la publicación de un manual escolar para niños de primaria redactado en el llamado lenguaje inclusivo.

Lea también: Francia, desgarrada por el debate sobre la ‘escritura inclusiva’

“Los invito, en particular para los texto destinados publicados en el boletín oficial de la República francesa, a no usar la escritura llamada inclusiva”, indica la circular firmada por Philippe.

“Más allá del respeto del formalismo propio a los actos de naturaleza jurídica, las administraciones estatales deben conformarse a las reglas gramaticales y sintácticas, sobre todo por razones de inteligibilidad y de claridad de la norma”, explica en el texto que debe ser publicado este miércoles en el boletín oficial.

Con esta iniciativa, el gobierno señaló que quiere una “clarificación tras las iniciativas de ciertas administraciones” y “poner fin a la polémica”.

Matignon asegura por otro lado que está “absolutamente comprometido en reforzar la igualdad entre mujeres y hombres”, y recalca que “el masculino es una forma neutra que se aplicar para los términos susceptibles de aplicarse a las mujeres”.

Philippe invita asimismo a sus servicios a feminizar los cargos y funciones cuando sea posible, como escribir "'la' ministre" ("la" ministra).

La “escritura inclusiva”, impulsada por círculos feministas, fue recientemente reprobada por la Academia Francesa, que vela por el buen uso del idioma local, acusando a esta reforma de “peligro de muerte” al francés.