rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Son 65 los muertos por devastador terremoto en México (oficial).
  • Fuerte sismo sacude la Ciudad de México (AFP)

Francia Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Movilización en las calles contra la reforma laboral de Macron

media
"No a la destrucción de la legislación laboral", reza el cartel contra la reforma defendida por el gobierno francés. 12 de septiembre de 2017 en Marsella. Fuente: Reuters.

Miles de personas marcharon este martes en las principales ciudades de Francia, convocadas por gremios que se oponen al proyecto de flexibilización del mercado laboral. Impacto de la huelga nacional en el transporte terrestre y aéreo.


Varios miles de franceses salieron este martes a las calles de todo el país para expresar su rechazo contra la reforma laboral defendida por el presidente Emmanuel Macron.

El sindicato CGT, que convocaba a la huelga, sostuvo que unas 200 manifestaciones tuvieron lugar en todo el país, mientras que la mayor concentración se registraba en la plaza de la Bastilla en París. Al final de la manifestación, el gremio reivindicó 60.000 manifestantes en la capital francesa.

Mientras tanto, se registraban además huelgas en la función pública, la compañía ferroviaria (SNCF) y en el sector aéreo, donde la compañía de bajo costo Ryanair canceló 110 vuelos.

Para el secretario general de la CGT, Philipe Martinez, la movilización de este martes es apenas la primera etapa de un proceso; otra manifestación ya ha sido anunciada por el sindicato para el 21 de septiembre.

“Nosotros pensamos que hay que reformar el derecho laboral, pero no para quitarle derechos a los asalariados y a los trabajadores”, dijo Martínez, denunciado una “reforma que le da todos los poderes a la patronal”.

Por su parte, Macron, en plena caída de popularidad, no parece dispuesto a dar el brazo a torcer. En un discurso pronunciado el viernes reiteró su "determinación absoluta" y advirtió que "no cederá nada" ante "los holgazanes, los cínicos o los extremos".

Unas palabras que podrían galvanizar a los manifestantes. "Imbéciles, cínicos, holgazanes... ¡Todos a la calle!", respondió inmediatamente en su cuenta en Twitter el líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, quien se ha alzado como el principal opositor a Macron.

"Terminará por ceder, este país no quiere un mundo liberal (...) Estamos en Francia, no en Reino Unido", declaró el líder del partido Francia Insumisa, quien desfilaba en Marsella (sureste).

Para Bruno Cautrès, del centro de investigación política Cevipof, Emmanuel Macron "está arrojando aceite al fuego". "Todos los ingredientes están reunidos para que esto se caliente", advirtió.

Un frente dividido

Primer gran desafío de su mandato, la reforma laboral de Emmanuel Macron pretende reforzar el papel negociador de las empresas sobre las condiciones laborales y limitar las indemnizaciones por despido improcedente.

El objetivo de Macron es dar más flexibilidad a las empresas para impulsar las contrataciones y frenar el desempleo. El paro en Francia afecta al 9,5% de la población activa, frente a un promedio de 7,8% en Europa.

Busca también ganarse la confianza de sus socios europeos, que exigen desde hace años reformas estructurales en Francia.

Para imponer sus cambios, Macron optó por el método acelerado de ordenanzas, que impide el debate sobre el contenido y apenas da margen para votar a favor o en contra.

Los cinco decretos se presentarán ante la Asamblea Nacional, donde Macron tiene holgada mayoría, antes de finales de 2017.

La jornada del martes será también una prueba para los sindicatos franceses en un contexto de división sobre la línea a adoptar frente al ejecutivo.

Apenas un año después del frente común que se alzó contra la reforma laboral del expresidente socialista François Hollande, dos de los principales sindicatos franceses, FO y CFDT, no secundaron el llamado de la CGT a la huelga, pese a que las tres centrales estiman que la reforma da todos el poder a las empresas y recorta derechos de los trabajadores.

La reforma del código laboral es una parte fundamental de la agenda de Macron y el primer paso de una revisión más general del modelo social de Francia, que incluirá otros cambios mayores en las prestaciones de desempleo y las pensiones.