rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Son 65 los muertos por devastador terremoto en México (oficial).
  • Fuerte sismo sacude la Ciudad de México (AFP)

Francia Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Los líos cosméticos del Elíseo

media
Emmanuel Macron REUTERS/Stoyan Nenov

La factura de 26.000 euros en maquillaje de Macron abre una gran polémica en las redes sociales. El Elíseo dice que rebajará este gasto que se atribuye a la contratación de un esteticista


Decía el diseñador Calvin Klein que lo mejor es verse natural, pero que para lucir natural era imprescindible un buen maquillaje. Y parece que los inquilinos del Elíseo han tomado buena nota del proverbio del modista, a juzgar por las facturas y la auténtica luna de miel que viven con el mundo de la cosmética. El último en haber caído en una controversia estética de lo más veraniega es el presidente Macron, cuyos gastos en maquillaje en poco más de cien días que lleva como presidente ascendieron a 26.000 euros, según ha revelado la revista Le Point. Una cifra que se debe a que se contrató a una persona exterior porque no se tiene a nadie en nómina, según las explicaciones que ha tenido que salir a dar el Elíseo. En cualquier caso, la polémica del rimel y los correctores ya está servida con un presidente que afronta el nuevo curso político que arranca este lunes en plena caída libre en los sondeos. Ayer el Journal du Dimanche situaba en un 40% su tasa de popularidad, una caída de 14 puntos respecto al mes anterior, lo que supone que el periodo estival ha acabado con la "macromanía" que se vivió durante la pasada primavera en Francia. El nuevo curso arranca con recortes en los presupuestos y con la agitada reforma laboral que tiene ya preparados en las trincheras a sindicatos y rivales políticos de diverso pelaje dispuestos a hacer diversas amalgamas frente a Macron. Sin caretas ni maquillaje

Macron, sin embargo, no es el primero en caer en las polémicas estéticas. El año pasado, por estas fechas, los franceses descubrían que el peluquero del por entonces presidente François Hollande cobraba la nada modesta cantidad de 9.895 euros al mes como sueldo oficial.  La justificación por entonces es que el asalariado estaba a disposición del presidente las 24 horas. Fue exactamente el mismo argumento que había empleado el expresidente Sarkozy con otro lío estético unos años antes. La maquilladora de "Sarko", Marina Michenet,  también fue objeto de polémica ya que cobraba 8.000 euros al mes. Su sucesor, Hollande, rebajó la tarifa a 6.000 euros.  Michenet, en una larga entrevista que concedió a Vanity Fair hace un año explicaba que seguía el mismo ritmo que el presidente y su equipo de asesores, teniendo incluso que ponerse numerosas vacunas para poder viajar en cualquier momento a cualquier lugar. El artículo iba acompañado de fotografías de la maquilladora viajando con Sarkozy a lugares tan insólitos como Afganistán. Pese a estos precedentes, las redes sociales se han incendiado esta vez con el presidente Macron con comentarios sobre un gasto considerado excesivo por muchos franceses.