rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Islamismo

Publicado el • Modificado el

Cierra el único centro de ‘desadoctrinamiento’ de islamistas por ineficacia

media
El centro de Pontourny, el 13 de septiembre de 2016. GUILLAUME SOUVANT / AFP

Menos de un año después de su creación, la unidad creada para luchar contra la radicalización de islamistas cierra las puertas. La falta de resultados, el modo de funcionamiento voluntario o la oposición del vecindario son algunas de las causas que llevaron a tomar la medida.


La experiencia “no fue concluyente”, admitió el ministro francés del Interior, Gérard Collomb. De este modo es enterrado el primer centro de “desradicalización” para luchar contra el adoctrinamiento islamista de Francia, menos de un años después de su creación.

El sitio, creado en el castillo de Pontourny (en el centro de Francia), tenía una capacidad para 25 personas y se había fijado como objetivo acoger a jóvenes de 18 a 30 años “en vías de radicalización”, y no a personas que ya hubiesen sido condenadas, identificadas como la policía como una amenaza seria ni regresado de Siria e Irak.

Pero estos requisitos se volvieron más estrictos por presiones de habitantes y representantes políticos del lugar, que expresaron su preocupación por la llegada de estos nuevos del lugar, por lo que el gobierno francés decidió que se alojarían en el castillo sólo voluntarios.

A esta oposición y las restricciones impuestas se agregaron incidentes: un residente debió ser excluido al descubrirse sus condenas por hechos violentos y, sobre todo, otro de los voluntarios fue detenido en Alsacia durante una operación antiterrorista.

A fin de cuentas, sólo nueve personas fueron acogidas en un centro que consumía 2,4 millones de euros para funcionar, según la senadora conservadora Catherine Troendlé.

Pese al fiasco del centro, el ministro del Interior aseguró que el gobierno persistirá en la búsqueda de soluciones para combatir el adoctrinamiento de individuos utilizando estructuras adaptadas que sirvan como alternativa a la cárcel.

En este momento, “2.600 jóvenes y 800 familias están siendo tratados (…) no por gurúes, sino por educadores de calle, casas para adolescentes, psicólogos”, afirmó Muriel Domenach, secretaria general del Comité Interministerial de la Prevención de la Delincuencia y la Radicalización.

El fenómeno del adoctrinamiento yihadista es una realidad en Francia: a finales de octubre de 2016, cerca de 12.000 llamados fueron realizados a un número de teléfono especial gratuito para informar a las autoridades de estos casos.