rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Alimentación Agricultura

Publicado el • Modificado el

¿Cómo conciliar comida barata, saludable y campesinos felices?

media
Los agricultores franceses protestan periódicamente por su situación económica. REUTERS/Jacky Naegelen

Francia abre cinco meses de debates nacionales para salir de la crisis del sector agrícola tomando en cuenta imperativos económicos, la salud pública y el cambio climático. Los intereses divergentes de productores, industriales, la gran distribución y asociaciones de consumidores auguran discusiones acaloradas.


A partir de este jueves, el gobierno francés abre un debate con distintos protagonistas de la alimentación para encontrar, antes de fin de año, soluciones a la crisis que atraviesa el sector agrícola, pero teniendo en cuenta la salud pública.

En esta cita, que durará cinco meses, discutirán 500 personas, entre ellas sindicatos agrícolas, aseguradoras, ONG ambientales o caritativas, asociaciones de consumidores, representantes de la industria agroalimentaria y de la distribución, 11 ministerios y la Comisión Europea.

Los intereses de las partes son a veces contradictorios. Por un lado, los campesinos se quejan porque dicen no poder sobrevivir con su trabajo y denuncian a la gran distribución por fijar precios demasiado bajos y quedarse con un margen muy elevado. Al mismo tiempo, los ambientalistas y el sector de la salud quieren privilegiar la agricultura orgánica, lo que suele redundar en un aumento de precios.

Que la comida sea saludable es otra de las exigencias, cuando el 17% de la población francesa presenta problemas de obesidad y sobrepeso. La acusada en este caso es la comida rápida y la industrial, en contraposición con el alimento local y sin pesticidas, pero que no está al alcance de todos los bolsillos.

El gobierno de Emmanuel Macron es consciente del desafío. “Tengo un sueño: que estos estados generales permitan combinar todos los puntos de vista”, declaró el ministro de Transición Ecológica, Nicolas Hulot.

Sin embargo, desde el primer día la influyente asociación UFC Que Choisir denunció este jueves que se privilegiaban “las exigencias tradicionales de los sindicatos agrícolas”.

“La decepción está a la altura de las expectativas, visto el programa”, aseguró. De los 14 grupos de trabajo previstos entre fines de agosto y noviembre, nueve están vinculados a los problemas económicos de los agricultores, cuatro a la alimentación y sólo uno al medio ambiente, recalca la asociación. Con esta perspectiva, se esperan difíciles negociaciones antes de que el gobierno zanje, con una legislación basada en estas discusiones.

Entretanto, lo cierto es que los franceses gastan menos en comida. En los años 60, comer representaba el 35% de los gastos de los ciudadanos, mientras que en 2014 la cifra bajó al 20%, según el Instituto Nacional de Estadística (INSEE, por sus siglas en francés).