rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Parte de la juventud se moviliza por Macron

Por Natalia Olivares

En el corazón del París, en un barrio de la clase media alta, Emmanuel Macron armó su sede principal para llevar a cabo una campaña jamás vista en Francia. Aquí se organizan desayunos para los donantes, reuniones de brainstorming, se trabaja al estilo estadounidense sin corbatas y a golpe de tuits y de whatsapp. Hay camas para siestas, café y galletas, videojuegos,... Lo necesario para hacer vivir un ejército de jóvenes y perfeccionar la máquina comunicacional.

Emmanuel Macron aboga por una sociedad renovada y su proyecto llamado En Marche, fuera de los partidos tradicionales, se ve reflejado en su campaña altamente anclada en su personalidad y su imagen mediática, aplicando una estrategia que ha propulsado a los más grandes líderes, como Barack Obama en 2008: la estrategia del “storytelling”, que consiste en comunicar a través de una historia contada y sobre todo un mensaje positivo, una historia de conquista.

Dirigiéndose a su contrincante Marine Le Pen, Emmanuel Macron afirma que “lo que usted dice es que la mundialización, Europa... todo esto es demasiado duro para nosotros. ¡Entonces tenemos que encerrarnos! Esto es un espíritu de fracaso para mí incluso ante la lucha contra el terrorismo. Yo llevo el mensaje de que Francia es exitosa y que siempre lo logra porque tiene una fuerza: la de brillar en todo el mundo”.

Su historia cuenta un recorrido político atípico y una vida social atractiva. Según él, es posible llevar a cabo una política ultra liberal y al mismo tiempo querer proteger a los más pobres y a los jóvenes impactados por el desempleo creciente.

Para Odile, militante voluntaria de un barrio popular en la periferia de parís, “es sobre todo el candidato de los jóvenes de los suburbios que están llenos de ideas innovadoras pero nadie los toma en cuenta porque los políticos tradicionales los encierran en unos clichés y creo que Macron ha entendido y sobre todo que los jóvenes tienen ganas de involucrarse en algo”.

Lo que se le reprocha al candidato ni de izquierda ni de derecha es justamente haber aprovechado un vacío político dejado por los decepcionados de la política tradicional. Según los analistas es más fácil crear un ícono con un público joven que ve en el hombre una estrella, que con un mensaje político claro. Como Barack Obama, Macron cuenta con la energía de sus “helpers” (ayudantes), un ejército de jóvenes dispuestos a dar toda su energía para servir el candidato.

Para sus detractores Macron ha llevado una campaña vacía de contenido. Sin embargo desde que se calificó para la segunda vuelta de las presidenciales contra la ultraderechista Marine Le Pen, Emmanuel Macron ha respaldado un traje más serio y tuvo que detallar sus proyectos y sobre todo sus políticas económicas liberales que pretende imponer con decretos.

Entrevistados: Sacha Houlié, encargado de campaña, y Odile, militante.
 

'Los cascos azules de Dios' o hasta dónde llega la diplomacia de la Iglesia