rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Marine Le Pen Francia Francia elecciones 2017 Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Macron y Le Pen, un debate violento y confuso

media
Marine Le Pen y Emmanuel Macron se enfrentaron en un duro y confuso debate el 3 de mayo France 2

Emmanuel Macron y Marine Le Pen se enfrentaron este 3 de mayo en el único debate antes de la elección del domingo 7. Fue un choque inédito por ser la primera ocasión que una representante de la ultraderecha llega a esa situación, pero también por la violencia de la confrontación. Le Pen uso la misma estrategia que Donald Trump: mucha agresividad y mentiras.


Más de 16 millones de televidentes siguieron el miércoles 3 el debate entre Emmanuel Macron, candidato de “En Marcha” y Marine Le Pen, representante del Frente Nacional, la formación de ultraderecha que llega por primera vez de su historia a la fase final de la elección presidencial. Desde su primera intervención la candidata frentista lanzó una serie de ataques e invectivas contra el favorito para ganar la elección presidencial el próximo domingo 7 de mayo.

La violencia del debate ha provocado reacciones de asombro dentro y fuera de Francia, una violencia que se explica por la necesidad que Marine Le Pen tiene de intentar acortar la larga ventaja que Macron le saca en las encuestas de opinión, opina el analista político Marcelo Wesfreid, periodista de Le Fígaro. “Lo que trato de hacer Marine Le Pen fue multiplicar los ataques contra Emmanuel Macron para intentar desestabilizarlo, tratar que él se vuelva agresivo, y eso no funcionó”, subrayó el analista en entrevista con Radio Francia Internacional.

Los ataques repetidos de la candidata de la ultraderecha obligaron a Macron a responder a algunas de las acusaciones en su contra. La conclusión del debate es que no sólo fue agresivo también confuso. La dinámica que tomó el intercambio hizo que temas como el desempleo, la industrialización del país, Europa fueran abordados rápidamente o de manera confusa, y eso porque "no se instaló un debate sino un enfrentamiento", añade Wesfreid.

Cerca de 16,5 millones de telespectadores siguieron el debate, una cifra cercana al que en 1995 protagonizaron Jacques Chirac y Lionel Jospin, pero quedó muy por detrás de los 20 millones que, en 2007, atrajo la confrontación entre Ségolène Royal y Nicolás Sarkozy.

El debate del miércoles podría tener dos consecuencias opina Wesfreid. "La primera es que los indecisos se digan que marine Le Pen no puede ser presidenta y entonces vayan a votar por Macron el domingo. Pero también puede suceder que muchos abstencionistas piensen que como no fue un debate de calidad, ninguno merece el voto de los electores y en consecuencia aumente la tasa de abstencionismo".

Uno de los hechos más destacados del debate entre Macron y Le Pen es la cantidad de falsas informaciones que ella avanzó para intentar contrarrestar a su oponente. Hasta 19 falsas informaciones o imprecisiones, registró el sitio “Les decodeurs” del vespertino Le Monde. Por ejemplo, sobre la situación de la economía británica, la contribución económica de Francia a la Unión Europea, el euro, la venta de empresas francesas.

Marine Le Pen uso una estrategia que no es muy diferente que la que uso Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos: "decir mentiras –porque ella sabe que varias de las cosas que dijo eran mentiras-, aunque también hay que precisar que los dos periodistas encargados de moderar el debate mantuvieron una actitud más que discreta, inaudible a lo largo del encuentro. Todo eso contribuyó a la idea que el debate era confuso y se hablaba poco de los verdaderos problemas de los franceses", considera Marcelo Wesfreid.

Emmanuel Macron apareció como "el ganador del debate pues era el único que podía ser presidente. Estuvo más tranquilo y racional en lo que decía, en tanto que Le Pen no sólo fue agresiva sino que saltaba de un tema al otro, notablemente cuando se habló de la Unión Europea", concluyó el especialista.