rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

El triunfo de las 'fake news' políticas

Por Raphael Morán

Es sabido, las campañas electorales son propicias al falso rumor, y Francia no escapa a la regla.

"Emmanuel Macron, candidato presidencial francés, es homosexual", "los medios anunciaron el suicidio de la esposa de François Fillon, otro candidato presidencial": estas dos afirmaciones son mentiras. Y sin embargo fueron difundidas en redes sociales y por responsables políticos durante la campaña electoral de la primera vuelta.

Según la empresa británica Bakamo que observó las redes sociales en los últimos cinco meses, uno de cuatro enlaces o links compartidos en las redes sociales proceden de fuentes de información dudosas. La cifra la obtuvo analizando ocho millones de enlaces políticos en 800 sitios.

Durante esta campaña además, los mismos responsables políticos o diputados compartieron también este tipo de "fake news" (noticias falsas), como se las conoce en inglés desde que fueron denunciadas durante la campaña presidencial en Estados Unidos.

En marzo pasado, la diputada Marion Maréchal Le Pen, sobrina de la presidenta del Frente Nacional, publicó en Twitter el enlace de un artículo según el cual el candidato liberal Emmanuel Macron había recibido un financiamiento de Arabia Saudita.

Varios académicos observaron el trayecto de este tipo de mentiras. Pascal Froissart, académico de la Universidad París VIII Saint-Denis y especialista en comunicación política, estima que "esos rumores no circulan en el entorno de los candidatos Mélenchon o Macron, sino entre los opositores a estos candidatos. Y esta difusión temática no se debe al azar. Pudieron haber sido activistas políticos o quizás profesionales. Es posible que haya agencias de comunicación detrás de estas falsas noticias. Sobre el supuesto financiamiento de la campaña electoral de Macron por Arabia Saudita por ejemplo, hoy sabemos que fue un verdadero operativo, en dos etapas. Primero surgió un falso sitio web. Y en las mismas horas, fueron creadas 75 cuentas de Twitter, falsas pero aparentemente verdaderas, con fotos y perfiles verosímiles. Y estos 75 perfiles retomaron la información del falso sitio. Luego, pasadas apenas unas horas, uno de los miembros de un equipo electoral adverso retomó la información de este sitio, dándole así una notoriedad enorme".

Otra noticia falsa que luego fue desmentida afirmaba que el izquierdista Jean-Luc Mélenchon poseía un reloj de lujo de 18.000 euros de valor. El experto en comunicación política observa que más allá de la procedencia de los rumores, el objetivo no es tanto convencer a la gente, sino reforzar opiniones ya establecidas.

"¿Quién creó esos rumores? No sabemos, pero sabemos dónde se esparcen y quién las retoma. Un colega mío ha mostrado que estos dos rumores fueron difundidas masivamente en tres comunidades: entre los seguidores de la extrema derecha y de la candidata Marine Le Pen. También circulan entre los simpatizantes de Fillon así como del ex candidato Sarkozy. Los rumores circulan por tema, y nunca son por azar. Por ejemplo los rumores antisemitas no vuelven antisemita a la gente, sino que tienen como una función circular en redes de gente que ya es antisemita. El rumor sólo llega para ilustrar una opinión de la que están convencidos".

La novedad de esta campaña electoral fue la aparición de falsas encuestas de opinión, que daban cifras totalmente distintas a las tendencias publicadas por las encuestadoras profesionales. Pascal Froissart explica que "los expertos del marketing político llaman este método el astroturfing. Es un método que permite atraer la atención mediática gracias a cifras no siempre falsas pero siempre parciales y partidistas, mal interpretadas. No es muy claro quién hace estos estudios: a veces son pequeños institutos, think tank o incluso estudiantes. Lo importante es mostrar de dónde vienen las cifras, cuál es la metodología. Porque la tecnología condiciona los resultados".

Ante la multiplicación de las falsas informaciones, varios sitios de información como los diarios Libération o Le Monde crearon rúbricas especiales para desmentirlas, y también para restablecer la verdad cuando algunos candidatos mentían abiertamente.
 

Hamás y Al Fatah se reconcilian en El Cairo para fortalecer el gobierno en Gaza