rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia elecciones Marine Le Pen Nicolas Sarkozy

Publicado el • Modificado el

Sarkozy cree en su reelección, a pesar de encuestas desastrosas

media
Marine Le Pen, delante de Sakozy en una nueva encuesta.

Una nueva encuesta indica que la líder de la extrema derecha Marine Le Pen podría pasar a la segunda vuelta de las presidenciales en 2012, inclusive a costa del mandatario francés. Pero Sarkozy se muestra a pesar de todo confiado en su chance de ganar.


Cuando faltan 13 meses para las elecciones presidenciales, una encuesta de Harris Interactive afirma que Marine Le Pen pasaría a la segunda vuelta, casi sin importar quién sea su rival.

La líder del partido de extrema derecha Frente Nacional supera en esa encuesta hecha por Internet al presidente Sarkozy por dos puntos: Le Pen (23%), Sarkozy (19%) mientras que el socialista Dominique Strauss-Khan llegaría de primero (30%) en esa primera vuelta. 

La popularidad del mandatario francés está en picada. Esta semana una encuesta indicaba que escasamente un 28% de los franceses están satisfechos con su gestión.

En su partido, el UMP (Unión por un Movimiento Popular) se registran divisiones a raíz de la derechización de su discurso que ponen en peligro una candidatura única bajo su nombre.

En Libia, donde el mandatario francés ha desempeñado un papel clave para lanzar la intervención militar internacional, la situación parece estancada y muy probablemente no se resolverá en semanas sino en meses.

Este lúgubre panorama ha hecho decir en privado a un dirigente del UMP que “las cosas van muy mal, y francamente no tenemos ni idea cómo levantar cabeza”.

El propio Sarkozy, que no ha declarado de manera oficial su candidatura pero ha dado señales de que sí va a buscar la reelección, se muestra sin embargo confiado.

Así lo ha expresado a sus allegados con una simple frase: “Yo siento bien la situación”.

En una reunión con miembros de su partido, el presidente afirmó que las encuestas no reflejaban la realidad, como lo demuestra la acogida entusiasta de la gente cada vez que visita ciudades de provincia.

Sarkozy recordó también que los ex primeros ministros Lionel Jospin y Edouard Balladur fueron derrotados en las urnas después de haber sido dados como seguros ganadores en la prensa.

Para prevenir divisiones en su partido, Sarkozy preconiza la unión y acaba de dar un giro más social a su política.

En lo que más confianza muestra el presidente francés es en su capacidad para derrotar a la izquierda.

Según un allegado, Sarkozy afirma que en cuanto los socialistas escojan a su candidato, él va a “hacerlo estallar en pleno vuelo”.

Mientras las dudas invaden a su propio bando, Sarkozy se concentra en su papel de Jefe de Estado.

Para un dirigente centrista, sin embargo, Sarkozy sufre de una “suerte de ceguera” que le impide constatar el “enorme rechazo” que suscita en la opinión.

Por eso, “el despertar será brutal”, concluye.