rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Nicolas Sarkozy Marine Le Pen

Publicado el • Modificado el

Un voto marcado por el abstencionismo y el ascenso del Frente Nacional

media
Marine Le Pen líder del partido de ultra derecha Frente Nacional Reuters

La segunda vuelta de las elecciones cantonales en Francia, son un buen barómetro para aventurar lo que podría pasar dentro de 13 meses en los comicios presidenciales. El partido ultraderechista, Frente Nacional, podría obtener un porcentaje histórico de votantes en estos sufragios.


Las elecciones de este domingo son un buen test a escala real del verdadero impacto de Marine Le Pen, la actual líder del partido Frente Nacional, y la que según recientes encuestas dan como una fuerte competidora en la próxima elección presidencial de 2012, sobre todo para la coalición gobernante, la UMP, el partido del actual presidente Nicolas Sarkozy.

En la práctica no se trata de comicios trascendentales a nivel de autoridad. En las cantonales se eligen los consejeros generales de jurisdicciones electorales. La importancia está en que estas son las últimas votaciones que se realizan en el país antes de la gran cita presidencial del próximo año.

En la primera vuelta del fin de semana pasado la izquierda logró mayoría en 58 departamentos, mientras el Frente Nacional logró el 15% de los votos, tan sólo décimas detrás de la Unión para un Movimiento Popular (UMP), que alcanzó 17%.

En horas de la tarde la votación de este domingo se presentaba con una clara tendencia de participación a la baja. Según el ministerio del Interior francés a mediodía la cifra era tan sólo de un 13,69%. Un número decidor si se tiene en cuenta que en el primer tour del fin de semana pasado la abstención llegó a un 55,68%.

A la abstención y al repunte de la extrema derecha se suma otro factor: la polémica que se ha generado al interior de la coalición de gobierno, dividida en torno a la estrategia que debía adoptar ante esta segunda vuelta cantonal.

La prensa francesa no ha dudado en hablar de cacofonía o derechamente contradicción, a la hora de evocar las distintas visiones que tienen el presidente Sarkozy y su Primer ministro François Fillon, a la hora de hacer un llamado por quién votar en estos comicios. El mandatario francés optó por la estrategia de convocar a sus electores a no votar por el Frente Nacional, pero tampoco por los socialistas. Una visión compartida por el Secretario General de la UMP, Jean François Copé.

Contrario a esto el Primer ministro Fillon llamó a votar contra la extrema derecha. ‘Allí donde haya duelos entre el Partido Socialista y el Frente Nacional, debemos recordar nuestros valores. Esto lleva a votar contra el FN’, indicó Fillon.

Habrá que esperar hasta este lunes cuando se entreguen los resultados oficiales de estos comicios para saber a quién le hicieron caso los electores franceses y para imaginar el duelo de fuerzas políticas que podría tener lugar dentro de 13 meses.