rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Peniche Tango, la barcaza de la felicidad

Por Silvia Celi

Gérard Feldzer fue piloto, candidato a astronauta y hoy en día dirige el espacio “Transpórtame” , especializado en movilidad, en una importante radio francesa. Feldzer es también miembro de la Academia del Aire y del Espacio y presidente honorario del Aero-Club de Francia. Este personaje prefiere que lo conozcan por otras actividades que desarrolla desde su "Peniche Tango".

Las peniches o barcazas francesas usualmente porque transportan materiales por vía fluvial. Desde hace mucho se utilizan como vivienda, talleres para artistas o para asociaciones. La barcaza de Gerard Fledzer, La Tango, no lleva materiales pero de ella salen proyectos como Zebunet:

“La barca Tango es la barca de la felicidad porque aquí tenemos muchas actividades útiles. Y como las cosas no deben ser gratis, por lo menos para mí, comenzamos haciendo microcréditos para la ganadería, un proyecto que bautizamos Zebunet. La idea es que usted adquiere un animal, se lo confía a un agricultor que lo pagará poco a poco. Ya estamos en siete países con cerca de 20.000 animales. Así, los banqueros del norte ayudan a las poblaciones del Sur. 7.500 familias se benefician de este programa, en Vietnam, Madagascar, Burkina Faso, Níger, Mauritania, etc."

“Estamos muy preocupados por el clima. Yo fui el director de campaña de Nicolas Hulot. Nos reuníamos aquí unas 40 personas para elaborar un programa que respondiera a la urgencia climática. Nos escucharon solo la mitad, por eso es que ahora lanzamos un movimiento para decir que hay que moverse, cómo hacerlo y

Y para ello Feldzer y su quipo tienen en la línea de mira a los candidatos para las elecciones europeas:

"Primero, manteniendo la Europa federal, es decir que hablemos el mismo lenguaje porque representamos una población de 500 millones y podemos jugar un papel a nivel mundial mientras que los populismos, los nacionalismos amenazan las democracia y además son muy débiles frente a grandes potencias que quieren la destrucción de Europa. Es más fácil atacar a cada país individualmente que a todo un continente como Europa que ocupa el primer lugar en intercambios económicos. Así que hay que agarrar por el bolsillo a esos 500 millones de consumidores y luego a través de las elecciones”.

Cada candidato ha recibido una suerte de contrato climático:

“Entonces le pedimos a los candidatos a las europeas que se comprometan con una docena de puntos que van desde la alimentación hasta la agricultura, el clima etc.,  para realmente actuar y comprometerse durante sus mandatos y los vamos a observar. Si no cumplen les diremos ‘usted voto por esto, por lo otro y lo vamos a agarrar’. Ellos tienen un contrato y una deuda con la sociedad”.

A Gerard feldzer, como se dice popularmente, se le desbordó el vaso de agua:

“Estamos hartos de políticos que prometen cosas y luego hacen lo contrario. El programa que hoy se llama 'Objetivo Tierra', con el apoyo de astronautas, que son los más indicados para observar la tierra, consiste en comprometer a la gente en torno a una noción común. No es fácil…no es fácil en este momento con los italianos, ni con los polacos ni con los austríacos, pero si no hacemos nada los clima escépticos  y los euro escépticos ganarán y seremos diluidos y desmenbrados entre las más grandes potencias mundiales”.

Desmembrados quizás es un término un poco fuerte, pero quien sabe. Hace décadas que científicos y ecologistas denuncian el cambio climático, su impacto, la desaparición de especies entre otros males y aún hay personas que no se lo creen...como Donald Trump.