rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Cruces y Fuegos de Mayo en Los Realejos

Por Silvia Celi

Si quiere vivir una experiencia divertida, intensa, una mezcla de religiosidad y de guerra de las galaxias, pase un 3 de mayo en Los Realejos, una localidad de la isla de Tenerife. Ese día se celebra la fiesta de cruces y fuegos de mayo, en la que dos calles, la de "El Sol" y la de "El Medio" mantienen un pique, una rivalidad que se manifiesta a través de una suerte de competencia de enramajes florales de las cruces en capillas o viviendas particulares y una extraordinaria exhibición de fuegos artificiales.

Para vivir algunos momentos de esta fiesta, haga clic en la flecha que aparece sobre la foto de portada.

Se dice que el "pique" entre la calle de El Sol y la calle de El Medio comenzó hacia 1770. En ese entonces, en la de El Medio vivían los propietarios de las tierras y los campesinos en la calle de El Sol.

Allí, se supone, fue cuando comenzó una rivalidad entre marqueses y campesinos que se manifestaba durante la procesión de la Cruz. Cada calle encendía hogueras, humos de colores y se hacía mucho ruido. Ganaba la partida aquella que hacía fogatas más importantes, mayores columnas de humo o más ruido. Incluso se habla de verdaderos cañonazos.

Tras la irrupción de la pirotecnia, la fiesta se convirtió en una verdadera batalla campal con petardos y voladores "que surcaban el cielo en horizontal buscando la calle 'enemiga'", apunta un documento de la Alcaldía de Los Realejos.

Hoy en día esta fiesta, de interés turístico nacional, es un paréntesis muy intenso en el programa festivo de Los Realejos. Se dice que esta comuna reúne el mayor número de fiestas en España.

Los realejeros se preparan durante todo el año para celebrarla. Pero cuando se acerca la fecha…la rivalidad se expresa con mayor claridad, nos contó Damián que no vive en ninguna de esas calles pero va todos los años a la fiesta:

"En esta fecha se pone un poco más de picante, un poco más de acidez en las relaciones entre amigos, parejas, entre todo el mundo. Y hay gente que lo vive más fuertes que otros".

Algunos sin embargo, no dudan en recorrer ambas calles. Es el caso del padre Jose Luis, quien pertenece a la calle del Sol pero va a la calle del Medio a saludar.

"El enramaje de las cruces es más bonito en la calle de El Medio, pero el espectáculo pirotécnico es mejor en la calle de El Sol", le confió discretamente a RFI el padre José Luis, porque "eso no se puede decir muy alto, por si acaso".

En la noche del 2 toda la población se reúne delante de un reloj electrónico, instalado por el Ayuntamiento, para esperar que marque cero horas cero minutos...entonce comienza realmente la fiesta.

El día 3 de mayo ambas calles exhiben sus cruces bordadas de flores y sus respectivas capillas muy decoradas. Cada calle tiene su propia decoración.

Decoración de la calle de El Medio. ®SilviaCeli/RFI

Las capillas son pequeñas construcciones que cuentan con un altar escalonado de mampostería, en cuya cúspide aparece colocada la cruz.

Cada familia abre las puertas y ventanas de su casa para acoger a los visitantes y mostrar las cruces que han pasado de una generación a otra.

Incluso los comercios exhiben cruces, como la de este panadero de Los Realejos. ®SilviaCeli/RFI

En la mañana del 3, hay una primera procesión de la Cruz. La multitud invade las calles para verla pasar.

Procesión de la Cruz en la mañana del 3 de mayo. ®SilviaCeli/RFI

Las calles de El Sol y de El Medio son el escenario de la procesión de la Cruz y del espectáculo pirotécnico, tan famoso ya, que atrae todos los años a miles de turistas.

En la noche de ese 3, la fiesta alcanza una intensidad casi visceral.

Línea fronteriza entre las dos calles. ®SilviaCeli/RFI

Los de la calle de El Sol sacan la Cruz de la iglesia y antes de llegar a la frontera con la calle de El Medio comienza el espectáculo pirotécnico de El Sol.

Una de las figuras pirotécnicas del espectáculo de la calle de El Sol. Los Realejos, 3 de mayo de 2019. ®SilviaCeli/RFI

Algo impresionante. En las azoteas de las casas todas las miradas se dirigen al cielo. Los cohetes hacen vibran el piso mientras que el firmamento se cubre de formas iluminadas que parecen caer sobre los espectadores.

Luego la Cruz avanza hacia la línea limítrofe en donde los de la calle de El Medio la esperan para recuperarla, hacer una parada delante de su capilla y lanzar su espectáculo de fuegos artificiales, igualmente impresionante y sonoro,

Finalmente la cruz vuelve a la iglesia.

La pregunta es, ¿cuánto cuesta una celebración que requiere de tantas flores y de tanta pólvora?

Imposible saberlo. Ese es el secreto mejor guardado de Los Realejos. Lo que si es cierto es que todo lo financia el pueblo, porque "es una fiesta del pueblo para el pueblo", afirma con orgullo Manuel Domínguez González, alcalde de Los Realejos.

Para recaudar fondos, imaginación y humor, como la de este releajero de la calle de El Sol que muestra un punto de tarjeta bancaria totalmente inactivo. ®SilviaCeli/RFI