rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Alemania y Francia renuevan su alianza con un nuevo tratado

Por Aída Palau

Hace 56 años, el 22 de enero de 1963, el presidente francés Charles de Gaulle y el canciller alemán Konrad Adenauer firmaban el tratado del Eliseo en el Palacio presidencial en París. Un documento que ponía fin a siglos de enemistad y que establecía las bases de una nueva relación entre los dos países. Alemania y Francia, motores de la Unión Europea, renuevan ahora esa alianza con el tratado de Aix-la-Chapelle, Aquisgrán en español, nombre de la ciudad alemana donde se firmó el nuevo pacto, el pasado 22 de enero.

 

"Los conflictos entre Francia y Alemania provocaron mucho fuego y sangre. Era nuestro deber poner un punto y final definitivo. Nuestra ambición común a partir de ahora tiene que ser que Europa sea el escudo del pueblo ante los nuevos tumultos del mundo", dijo el presidente Emmanuel Macron tras la firma junto a Angela Merkel del tratado que prevé varias convergencias en políticas económicas, cooperación reforzada en las regiones transfronterizas con la creación de una asamblea binacional de 100 diputados y convergencia también de la política extranjera y de defensa.

Un nuevo marco que permitirá ahondar en la cooperación ya existente, según explica Manuel Lafont, director de la oficina en Paris del Think Tank Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

"El tratado dice, por ejemplo, que los dos países trabajarán de forma conjunta en programas industriales y de tecnología, algo que ya existe, pero precisa que para poder avanzar, los dos países se tienen que poner de acuerdo sobre la política de exportaciones de armas. Sabemos que hasta ahora los franceses y los alemanes no están de acuerdo sobre esta política. Pero evidentemente que si se producen armas de forma conjunta, no es posible, no estar de acuerdo", dijo a RFI Manuel Lafont.

"El tratado recuerda, algo que existe en la OTAN o en la Unión Europea, pero en este caso, lo recuerda a título bilateral, que es que si uno de los dos países sufre un ataque, el otro le ayudará. Esta cláusula ya existe en los tratados europeos y sirvió cuando Francia sufrió los ataques terroristas en noviembre de 2015, entonces varios países, entre ellos Alemania, ofrecieron una ayuda militar para continuar defendiendo sus intereses de seguridad, tanto en Oriente Medio como en África" añade el analista.

Este tratado franco-alemán llega en momentos en que el proyecto común de una defensa europea, al estilo OTAN, parece estancarse por las divergencias de los diferentes países miembros y con uno de sus socios, Reino Unido, en el limbo por el Brexit. Sin embargo, Lafont asegura que este tratado franco alemán puede suponer un impulso para las políticas de defensa comunes que en los últimos años han ido progresando, a pesar de todo.

"A diferencia del tratado de 1963 considerado el tratado de la reconciliación entre alemanes y franceses, en el tratado actual todo lo bilateral está puesto en un contexto más amplio, que es el de la construcción europea. Cada vez que se habla de programa industrial y de tecnología para desarrollar equipos conjuntos, se dice también que hay que favorecer una cooperación a escala europea. También se dice que hay que reforzar la capacidad militar no solo franco-alemana, sino también europea", destaca Lafont.

 

‘Escalar el Everest se volvió un paseo turístico’, dice Juan Pablo Mohr

El auge de los Verdes alemanes, ¿puede ocupar el lugar de la socialdemocracia?

Un centenar de médicos denuncian el “registro” de Chalecos Amarillos en los hospitales

Irán, el embargo estadounidense sobre el petróleo aumenta la presión sobre el gobierno

Entre corrupción y desigualdad, desafíos de Sudáfrica a 25 años del Apartheid