rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Ucrania Rusia Iglesia

Publicado el • Modificado el

La Iglesia ortodoxa de Ucrania se independiza de Rusia

media
El patriarca Bartolomé I, el metropolita Epifani y el presidente de Ucrania Poroshenko, en la iglesia de San Jorge en Estambul, durante la ceremonia de la firma del 'Tomos', decreto de autocefalia, 5 de enero, 2019. OZAN KOSE / AFP

La decisión de la iglesia ortodoxa ucraniana de romper con la iglesia ortodoxa rusa es un cisma histórico que provoca la ira de Moscú pero también engendra un nuevo panorama geopolítico religioso. Después de 300 años bajo la tutela rusa, la iglesia ortodoxa de Ucrania decidió independizarse. Su nuevo patriarca será ahora Bartolomé de Constantinopla, quien entrego este domingo en Estambul al metropolita Epifani, a la cabeza de la iglesia ortodoxa ucraniana, el decreto que formaliza la creación de una Iglesia ucraniana ortodoxa independiente de la de Moscú.


El patriarca Bartolomé de Constantinopla firmó este sábado en Estambul, el decreto que confirma formalmente la creación de una Iglesia ucraniana independiente de Moscú.

El evento, que marca el punto final del proceso de reconocimiento de esta Iglesia por el patriarcado de Constantinopla, tuvo lugar durante la misa de Epifanía en la iglesia ortodoxa de San Jorge en Estambul, Turquía, en presencia del presidente ucraniano Petro Poroshenko.

Firma del decreto que confirma la independencia de la iglesia ortodoxa ucraniana, 5 de enero, 2019. OZAN KOSE / AFP

El decreto, llamado "tomos", fue firmado el sábado 5 de enero por el patriarca Bartolomé y el metropolita Epifani, elegido jefe de la nueva Iglesia en diciembre. La norma abre la vía al reconocimiento de esta Iglesia por otras confesiones cristianas y pone fin a 332 años de tutela religiosa rusa sobre Ucrania.

"Queridos ucranianos, ¡es un gran evento histórico! Es un gran día", declaró el patriarca, dando las gracias al presidente ucraniano Petro Poroshenko, que asistió a la ceremonia para firmar este decreto.

"Una vez más, palabras de gran gratitud en nombre del pueblo ucraniano, en nombre de nuestra nación, por Su Santidad", prosiguió Poroshenko. "Nos llevó mucho tiempo llegar a este punto", añadió.

El expresidente ucraniano Víctor Iuchenko también estaba presente en la ceremonia, cuya fecha coincidió con la víspera del Domingo de Reyes, una de las principales celebraciones de los cristianos ortodoxos.

En octubre de 2018, el patriarcado de Constantinopla tomó la decisión histórica de reconocer una Iglesia Ortodoxa independiente en Ucrania. La decisión provocó la ira de la Iglesia rusa, que denunció un "cisma" y rompió sus lazos con Constantinopla.

Con sede en Estambul --la antigua Constantinopla, capital del imperio bizantino antes de la conquista otomana en 1453-- el patriarca de Constantinopla es considerado como "el primero entre sus iguales" y ejerce una primacía histórica y espiritual sobre los otros patriarcas del mundo ortodoxo.

En diciembre de 2018, un concilio que se reunió en Kiev aprobó la creación de una nueva Iglesia ortodoxa, poniendo fin a 332 años de control religioso ruso sobre Ucrania y eligió al metropolita Epifani, nacido Serguéi Dumenko, de 39 años, como su jefe.

La nueva Iglesia reúne a dos formaciones ortodoxas, el patriarcado de Kiev autoproclamado en 1992 y que tiene el mayor número de fieles según los sondeos, así como la minúscula Iglesia autocéfala.

La tercera rama, leal al patriarcado de Moscú, que perdió una parte de sus fieles desde el inicio de la crisis con Rusia, en 2014, pero que aún cuenta con un gran número de parroquias en Ucrania, rechazó el concilio y lo tachó de "ilegal".

Las tensiones religiosas son un nuevo episodio del divorcio político, cultural y social entre Kiev y Moscú desde la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014, y el inicio de un conflicto armado entre el ejército ucraniano y los separatistas prorrusos.

Con esta ruptura, la ambición de hace años de Vladimir Poutine de colocar a Rusia como líder del mundo ortodoxo,  se vuelve una realidad cada vez más difícil de alcanzar.

(Con la AFP)