rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Rusia Vladimir Putin

Publicado el • Modificado el

Putin acusa a Occidente de buscar ‘frenar el desarrollo’ de Rusia

media
Vladimir Putin, denunció el jueves en su conferencia de prensa anual las presiones occidentales contra la "emergencia" y el "desarrollo" de Rusia. Fuente: Reuters.

El presidente ruso, Vladimir Putin, denunció el jueves en su conferencia de prensa anual las presiones occidentales contra la "emergencia" y el "desarrollo" de Rusia, y prometió una nueva ola de crecimiento de su país hasta ubicarlo entre las cinco mayores economías del planeta.


Vladimir Putin se libró el jueves a este ejercicio, muy esperado cada año, ante más de 1.700 periodistas de casi todas las regiones rusas, Asia, Europa y América.

Se trata de la 14ª conferencia de prensa anual de Putin desde su llegada al poder el año 2000, y ésta se celebra en un contexto de malas relaciones ruso-estadounidenses --en su peor nivel desde el fin de la Guerra Fría-- y de crisis con Ucrania, donde el conflicto armado entre Kiev y los separatistas prorrusos dejó más de 10.000 muertos desde 2014.

Interrogado sobre las sanciones occidentales contra Rusia, aplicadas desde 2014 tras la anexión de la península ucraniana de Crimea, Vladimir Putin afirmó que éstas están vinculadas con "el aumento de la potencia de Rusia".

Las acusaciones occidentales de espionaje contra Rusia, en especial el envenenamiento en Reino Unido del exespía doble Sergueï Skripal, son pretextos para "frenar el desarrollo" del país, aseguró además el presidente ruso.

"El objetivo es simple: frenar el desarrollo de Rusia, considerado como un posible competidor" afirmó

- Descontento -

Pero en el ámbito interno el presidente ruso se enfrenta a un gran descontento debido a la impopular reforma de las jubilaciones, que ha hecho caer su índice de popularidad y causado inesperadas derrotas electorales para su partido.

Precisamente Putin había empezado la conferencia de prensa enumerando los principales indicadores económicos de Rusia, y afirmó: "Tenemos que entrar en una nueva liga económica. Tenemos las fuerzas necesarias para ocupar el quinto lugar (mundial) en materia económica. Y creo que lo conseguiremos".

Rusia ocupa actualmente el 12º lugar del ranking de economías mundiales, según una reciente clasificación del Banco Mundial.

Putin subrayó que el país registró un crecimiento del 1,7% en los 10 últimos meses, y que debería llegar al 1,8% para el conjunto del años. Aseguró por otro lado que después de 2020 alcanzará el 3%.

El presidente ruso consideró que el nivel de inflación en el país era "aceptable", aunque predijo un corto período de aumento de los precios en 2019 debido a una subida prevista del IVA a partir del 1 de enero, del 18% actual al 20%.

Respecto al nivel real de los sueldos, su aumento llegará al 7% en Rusia en 2018, precisó. "Las finanzas se refuerzan , las reservas de oro aumentan", agregó haciendo un repaso de los principales indicadores económicos rusos.

Rusia necesita lograr "un avance, necesitamos dar un salto en materia de innovación tecnológica. Sin eso, nuestro país no tiene futuro", agregó.

- 'Derrumbe del sistema' -

Putin habló también sobre la situación internacional y advirtió contra el "derrumbe del sistema internacional" de control de armas, tras el anuncio de Washington de su intención de retirarse del tratado nuclear INF.

Putin dijo esta semana que Rusia desarrollaría nuevos misiles si Estados Unidos abandona en efecto este acuerdo, que prohíbe la producción de misiles de un alcance de 500 a 5.000 kilómetros.

En cambio el anuncio de Donald Trump de que retirará las tropas estadounidense de Siria es "correcta", según el presidente ruso.

"Donald tiene razón. Estoy de acuerdo con él", declaró Putin. "Hemos dado golpes serios al EI (Estado Islámico) en Siria", agregó.

Como todos los años, los periodistas venidos de todas partes rivalizaron en ingenio para intentar atraer la atención del presidente ruso. Este año, una periodista se disfrazó de "Reina de las nieves" y otros dos portaban chalecos amarillos con una pancarta: "París no espera".

AFP