rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

chalecos amarillos Europa Francia Irak

Publicado el • Modificado el

La protesta amarilla se expande por el mundo

media
Manifestación de los 'chalecos amarillos' búlgaros, el pasado 18 de noviembre de 2018. AFP

Varias semanas después de que inició la movilización en Francia, la cual no muestra señales de que vaya a ceder, aparecen en Europa y en el mundo otros focos de protesta "amarilla".


Bélgica, Alemania, Serbia, Irak… Los “chalecos amarillos” aparecen en varias partes del mundo, aunque las reivindicaciones no son necesariamente las mismas que en Francia.

Bélgica

Los “chalecos amarillos” belgas surgieron en el inicio del movimiento francés y tienen muchas similitudes con sus vecinos. El 16 de noviembre, en la víspera de los primeros bloqueos en Francia, manifestantes ya estaban bloqueando el acceso a depósitos de carburante en Valonia. Allí se concentra la movilización, aunque también hubo marchas en Bruselas.

Sus reivindicaciones son similares: protestan contra el alza de los precios de los carburantes, contra los impuestos sobre agua, luz y adquisición de inmuebles, y contra las reformas de austeridad del Gobierno.

Bulgaria

La movilización en Bulgaria contra el alza de los precios de los carburantes y la cuestión del poder adquisitivo empezó a principios de noviembre. El 18 de noviembre, un día después del “acto 1” de los “chalecos amarillos” en Francia, miles de búlgaros bloquearon las grandes carreteras y puestos fronterizos con Turquía y Grecia. En la capital, Sofía, manifestantes se juntaron varias veces bajo el lema “¡mafia!” o “¡dimisión!”.

Serbia

En Serbia, un diputado de la oposición lució un chaleco amarillo durante un discurso en el Parlamento, el pasado 4 de diciembre, con el objetivo de denunciar el precio de la nafta en el país: “Queremos precios normales, o tendrán ‘chalecos amarillos’ en las calles de Belgrado y Serbia”, alertó el líder de la derecha nacionalista Bosko Obradovic.

España

Del otro lado de los Pirineos, agricultores españoles manifestaron la semana pasada en la región de Aragón y Barcelona. Como sus vecinos franceses, denuncian el precio del carburante demasiado alto, además de exigir precios más justos para sus productos y un reajuste de la Política Agrícola Común (PAC).

Holanda

La movilización amarilla también llegó a Holanda, donde los “chalecos amarillos” manifestaron el 1 y el 8 de diciembre. Las cifras, sin embargo, son mucho más modestas: 200 en Ámsterdam, 200 en Rotterdam, 200 en Maastricht y 100 en La Haya este pasado sábado, según el diario neerlandés Algemeen Dagblad.

El precio de los carburantes no forma parte de sus principales reivindicaciones, sino más bien la edad para jubilarse (67 años), el precio de los seguros médicos y el tema de la inmigración, según Le Parisien.

Alemania

Los “chalecos amarillos” de Alemania tienen reivindicaciones centradas en el tema migratorio. Tres movimientos de extrema derecha (Pegida, Zukunft Heimat y Merkel-muss-weg-Mittwoch) se han movilizado el 1 de diciembre para “deshacerse de Merkel”, “devolver el poder a los pueblos europeos y acabar con estas políticas inconsecuentes que dan a los extranjeros todos los derechos”, según un manifestante citado por Le Monde. Se oponen al Pacto de Marrakech de Naciones Unidas sobre inmigración, adoptado este 10 de diciembre en Marruecos.

Irak

En Bassorah, ciudad petrolera del sur iraquí, centenas de manifestantes marcharon la semana pasada vistiendo “chalecos amarillos” para denunciar la corrupción y exigir mejores servicios básicos, como electricidad y agua. Si bien parecen imitar a sus pares franceses, los iraquíes afirman que usan este símbolo desde 2015.