rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • El grupo Estado Islámico reivindica los atentados de Sri Lanka (AMAQ)

Bélgica crisis Migraciones internacionales

Publicado el • Modificado el

Crisis en el Gobierno belga por discrepancias sobre pacto migratorio

media
El líder de la N-VA, Bart de Wever, en una rueda de prensa el 8 de diciembre de 2018 en Bruselas. THIERRY ROGE / POOL / AFP

Tres ministros nacionalistas flamencos abandonaron la coalición cuatripartita luego de que el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, confirmara que viajará a Marruecos para aprobar el Pacto de Marrakech sobre las migraciones.


“Si no tenemos voz en este Gobierno, no sirve de nada continuar”. Así expresó su decepción el presidente de la Alianza Neo-Flamenca (N-VA), Bart De Wever, tras conocerse la decisión de que Bélgica apoyará el Pacto Mundial por las Migraciones pese a la negativa del partido nacionalista.

"Si el Gobierno quiere obligar a nuestro país en Marrakech, no lo aceptaremos. Charles Michel despegará mañana como Primer Ministro del Gobierno de coalición, pero aterrizará como Primer Ministro de una coalición de Marrakech" dijo Bart De Wever en una rueda de prensa.

Tras un ultimátum dado al primer ministro, Charles Michel, los tresministros nacionalistas flamencos que formaban parte de la coalición belga, anunciaron este sábado por la noche su salida del Gobierno. Minutos más tarde, el primer ministro propuso remplazar a los tres miembros de la N-VA por dos secretarios de Estado “con el fin de garantizar la continuidad y el buen funcionamiento de las instituciones”.

En la mañana de este domingo, Charles Michel, visitó al Rey de Bélgica, para hacer constar las dimisiones.

La Alianza Neo-Flamenca es la única formación de la coalición gubernamental que se oponía al Pacto Mundial por las Migraciones, un texto no vinculante impulsado por la ONU que tiene como fin "mejorar la gestión de la migración internacional en todas sus dimensiones", tal y como dijo el secretario general de esta organización, Antonio Guterres.

El pacto había sido aprobado en el Gobierno belga este verano, incluso por la N-VA, que sin embargo cambió de opinión a finales de octubre tras las críticas del populista y xenófobo Sebastian Kurz, el canciller austriaco.

Un pacto que divide al Gobierno belga, y a toda Europa

Además de Austria, otros países europeos, sobre todo del este, se oponen al Pacto Mundial por las Migraciones: es el caso de Hungría, Polonia, Estonia, Bulgaria o la República Checa. Otros estados como Alemania y España sí que darán un claro apoyo al acuerdo, que será firmado este lunes y martes en Marrakech, donde estarán presentes dos tercios de los países miembros de la ONU para mostrar su apoyo. El documento, no vinculante, busca frenar el fenómeno migratorio con medidas para mejorar las vías de migración legal, la lucha contra el tráfico de personas, en un marco de cooperación internacional.