rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Unión Europea Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Macron ve fisurarse su imagen de baluarte contra el populismo europeo

media
Un carte exige la partida del presidente Emmanuel Macron, el 5 de diciembre de 2018 en Sainte-Eulalie, cerca de Burdeos. Fuente: Reuters.

El presidente francés, que estaba llamado a reemplazar a la canciller alemana Angela Merkel como líder de la Europa liberal frente al ascenso de los nacionalismos en Europa y Estados Unidos, ve su papel comprometido por las crisis de los “chalecos amarillos”, que lo han arrastrado a un récord de impopularidad.


"Macron ya no es un problema para mí o para Europa", declaró el lunes Matteo Salvini, el ministro del Interior italiano y jefe de la Liga. El líder de extrema derecha expresaba de este modo su satisfacción por la caída en desgracia de la imagen del presidente francés, quien hasta ahora se erigía como el defensor de una Europa liberal en lo político y lo económico, frente al repliegue nacionalista de países como Italia, Hungría, Polonia, el Brexit británico y, del otro lado del Atlántico, Estados Unidos.

En el mismo sentido, Trump le dedicó un tuit sibilino a su par francés. "Estoy contento de que mi amigo Emmanuel Macron y los manifestantes de París se hayan puesto de acuerdo sobre la conclusión a la que yo llegué hace dos años", escribió, en referencia a su decisión de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París sobre el clima. Para el presidente norteamericano, era una manera de responderle a su discurso de la conmemoración del fin de la Primera Guerra Mundial, cuando Macron dijo que el nacionalismo era una traición del patriotismo.

Para quienes habían visto en Macron un contrapeso al auge de los nacionalismos, la crisis aguda que hoy golpea al presidente francés es una mala noticia. “Su elección en 2017 levantó esperanzas entre sus vecinos europeos, después de un año 2016 marcado por el referéndum sobre el Brexit y la elección de Donald Trump", comenta Nicolas Baygert, profesor de Comunicación Política en la Universidad Libre de Bruselas, citado por AFP.

En Berlín o Bruselas, Macron encarna "un baluarte contra el populismo", pero también es visto como "un líder voluntarista en temas europeos", explica el politólogo belga. Pero ahora, el "gran" apoyo de Emmanuel Macron a la causa europea "parece debilitarse", sostiene.

Tanto en el plano nacional como europeo, Macron parecía encarnar un voluntarismo reformista capaz de implementar reformas hasta ahora resistidas.

"Sus vecinos europeos aprecian la firmeza de Macron, sobre todo en un país que es visto como imposible de reformar desde hace años", subraya Vincent Laborderie, profesor en Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

prensa europeísta comparte este diagnóstico. "El riesgo, si Macron no actúa, es (...) encontrarse con una victoria masiva de los nacionalistas y los populistas en las elecciones europeas", afirmó el martes el diario español El País. "Francia no puede permitírselo. Europa, tampoco".

"Macron ha sufrido un duro golpe. La percepción de su figura, a partir de ahora, ya no será la misma", estimaba por su parte el diario español La Vanguardia.

Macron aparecía para muchos hasta hace poco como la sangre nueva capaz de reemplazar a Merkel, que tras la crisis de los migrantes y su decisión de aceptarlos masivamente empezó a encadenar resultados decepcionantes en las elecciones locales. Tras las protestas de los “chalecos amarillos”, su rol de ve comprometido.

"Si la situación sigue deteriorándose en Francia, (...) Macron no podrá desempeñar ese papel", advierte el analista Vincent Laborderie.