rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Antifascistas y franquistas se enfrentan en el Valle de los Caídos

Por Luis Méndez

El Valle de los Caídos, donde reposan los restos de Francisco Franco, fue una vez más el escenario de una España enfrentada. Este 20 de noviembre se cumple el aniversario de la muerte de Franco en 1975, y su recuerdo divide todavía a muchos españoles.

El mausoleo excavado en la roca fue levantado a unos 50 kilómetros de Madrid, para glorificar la victoria de las tropas franquistas en la Guerra Civil de 1936. Y en su construcción participaron de manera forzada miles de prisioneros republicanos.

Por todo ello no es un monumento inocente. Sigue provocando mucha polémica. Mientras la derecha del Partido Popular (PP) apuesta por no remover la historia, la izquierda española y los partidos nacionalistas vascos y catalanes demandan el reciclaje total del mausoleo, lo que incluye el desplazamiento de los restos de Franco.

La presencia de franquistas y republicanos en el Valle de los Caídos este domingo se produjo en un contexto especial, luego de que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, con el apoyo de la mayoría del Parlamento español, aprobara el traslado de los restos del dictador a un lugar donde no pueda recibir homenajes.

Mientras los partidarios de Franco añoraban tiempos pasados y rezaban el rosario congregados en la basílica del Valle de los Caídos, grupos republicanos se concentraban en las inmediaciones para condenar el dictador y exigir la exhumación urgente de sus restos.

Algunos de los simpatizantes de Franco portaban banderas españolas en la solapa o pulseras con los colores rojo y amarillo. Todos ellos aseguran que sus restos deben permanecer en el Valle de los Caídos y más de uno reconoce sin complejos sus simpatías por el dictador.

Apenas una hora después de concluida la misa, grupos antifranquistas y defensores de la memoria histórica se manifestaron con banderas republicanas y gritos a favor de la demolición del monumento y de la salida del dictador del Valle de los Caídos.

Arturo Peinado, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria que convocó la manifestación antifranquista, explicó que se trata de “exigir que esto deje de ser de una vez un momento franquista y se convierta en un memorial democrático, al nivel de la ESMA de Buenos Aires o del Museo del Holocausto de Jerusalén, dedicado a recordar y homenajear a las víctimas de la dictadura y a las víctimas del franquismo”.

El escenario que surge cada 20 de noviembre, con motivo del aniversario de la muerte de Franco, muestra que la reconciliación sigue echándose en falta en un sector de la sociedad, aunque también son muchos los españoles que visitan el monumento como simples turistas.

En la basílica reposan los cadáveres de unos 34 mil combatientes de ambos bandos, en muchos casos amontonados tras los muros y que siguen sin identificar, lo que convierte al Valle de los Caídos en la mayor fosa común de España que todavía hoy se resiste a saldar cuentas con una de sus etapas más controvertidas.

Lacrimógenas, balas de goma y destrozos: así fue la jornada de protesta de los Chalecos Amarillos

España: claves para entender la entrada de la extrema derecha en el parlamento andaluz

¿Resistirá el imperio Renault-Nissan-Mitsubishi sin su todopoderoso Carlos Ghosn?