rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Unión Europea Italia Finanzas

Publicado el • Modificado el

Bruselas pide explicaciones a Roma sobre su desvío presupuestario

media
"Hemos sido muy amables con Italia, porque Italia es Italia”, ha recordado el presidente de la comisión europea Jean-Claude Juncker. . FREDERICK FLORIN / AFP

La Comisión Europea inició un pulso con el gobierno italiano al reclamarles oficialmente este jueves "aclaraciones" sobre su plan presupuestario para 2019, a su juicio, un desvío presupuestario "sin precedentes". El proyecto de presupuestos de Italia para el próximo año prevé un déficit del 2,4% del Producto Interior Bruto (PIB).


Por Esther Herrera, corresponsal de RFI en Bruselas

Preocupación en la Comisión Europea. Con Italia, Bruselas no tiene nada claras las cuentas de Roma. La comisión europea cree que ya ha sido muy flexible en el pasado con el país y que debería revisar sus presupuestos, sobre todo si no quiere enfrentarse a una sanción algo que nunca ha ocurrido hasta ahora.

“Hemos dejado que Italia gastara 32.000 millones de euros más, hemos sido muy amables con Italia, porque Italia es Italia”, ha recordado el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker.

Bruselas ha enviado ya la carta al gobierno italiano advirtiendo sobre el riesgo de que no cumpla las normas, ahora el ministro de Economía tendrá hasta el lunes para contestar. El desvío italiano es "sin precedentes en la historia del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", escribe la Comisión y pide además a Italia que le presente sus observaciones antes del "lunes 22 de octubre a mediodía".

Si no convencen sus argumentos a finales del mes de noviembre, se enviara una carta pidiendo cambios.

El gobierno italiano en cualquier caso se ha mostrado hasta ahora muy desafiante con Bruselas por lo que se espera un episodio más de tensión entre el país y la Unión Europea.

La tirantez entre el actual gobierno de Italia y Bruselas es constante desde su llegada al poder, especialmente en el aspecto migratorio y con el ministro italiano de Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, su verdadero hombre fuerte.

Desde Bruselas, donde asistió a una cumbre europea, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, reconoció que este presupuesto, "pensado para satisfacer las exigencias de los ciudadanos italianos durante mucho tiempo ignorados, no era conforme a las expectativas de la Comisión".

Conte, que consideró "normal" la recepción de una carta como otros países, calificó su presupuesto de "bien pensado, bien construido y bien realizado" y deseó que el diálogo con la Comisión sea "constructivo y útil, y sin prejuicios".