rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Premio Nobel Suecia

Publicado el • Modificado el

Denis Mukwege y Nadia Murad, galardonados con el Premio Nobel de la Paz 2018

media
La militante Yazidie Murad y el ginecólogo Denis Mukwege. REUTERS/Lucas Jackson/Vincent Kessler/File photos

El congoleño Denis Mukwege y la militante yazidí Nadia Murad han sido galardonados este viernes con el Premio Nobel de la Paz por 'sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra'. Ginecólogo y víctima, respectivamente, ambos encarnan una causa planetaria.


"Denis Mukwege y Nadia Murad arriesgaron ambos personalmente su vida luchando valientemente contra los crímenes de guerra y pidiendo justicia para las víctimas", indicó la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen.

"Un mundo más pacífico solo se puede lograr si las mujeres, su seguridad y derechos fundamentales son reconocidos y preservados en tiempos de guerra", agregó.

Trabajar sin descanso y nunca resignarse ante el horror. Esta es la máxima de Denis Mukwege, el doctor que "repara" a las mujeres violadas en el este de la República Democrática del Congo (RDC) y que este viernes ganó el Premio Nobel de la Paz junto a la yazidí Nadia Murad.

A dos meses y medio de unas cruciales elecciones en RDC, el jurado del Nobel ha recompensado asimismo a una de las voces más críticas hacia el régimen del presidente Joseph Kabila, más escuchada en el extranjero que en el propio país.

"El hombre deja de ser hombre cuando no sabe dar amor ni esperanza a los demás", declaró en 2015 a los empleados del hospital de Panzi que dirige en Bukavu, la capital de la provincia de Kivu del Sur.

Nadia Murad

Con tan solo 25 años, Nadia Murad, que recibió el premio Nobel de la Paz junto al ginecólogo congoleño Denis Mukwege, ha sobrevivido a los peores horrores infligidos por el Estado Islámico a su pueblo, los yazidíes de Irak, y se ha convertido en un ícono de esta comunidad amenazada.

Esta joven iraquí de rostro pálido y voz aterciopelada podría haber tenido una vida apacible en su pueblo natal, Kosho, cerca del bastión yazidí de Sinjar, una zona montañosa entre Irak y Siria.

Pero el rápido ascenso del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en 2014 cambió su destino.

En agosto de 2014 fue raptada y conducida a la fuerza a Mosul, bastión del EI reconquistado hace más de un año. Fue el principio de un calvario de varios meses: torturada, dijo haber sido víctima de múltiples violaciones colectivas antes de ser vendida varias veces como esclava sexual.

Incluso hoy, Nadia Murad --al igual que su amiga Lamiya Aji Bashar, con la que ganó el Premio Sájarov del Parlamento Europeo en 2016-- repite sin cesar que más de 3.000 yazidíes siguen desaparecidas y que probablemente siguen aún en cautiverio.

Anuncio 'fantástico': ONU

Las Naciones Unidas se congratularon por este "fantástico" anuncio que "ayudará a hacer avanzar el combate contra la violencia sexual como arma de guerra en los conflictos".

"Es una causa muy importante para las Naciones Unidas", precisó la portavoz de la ONU en Ginebra, Alessandra Vellucci.

El año pasado, el premió recayó en la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) por su contribución a la adopción de un tratado histórico de prohibición del arma atómica.

Tras el premio de la Paz, el único que se entrega en Oslo, el de Economía clausurará la edición 2018, en Estocolmo.

Los Nobel, consistentes en una medalla de oro, un diploma y un cheque de 9 millones de coronas suecas (unos 865.000 euros, 990.000 dólares) se entregarán formalmente en Oslo y Estocolmo el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel (1833-1896).

En un testamento redactado un año antes de su muerte, el inventor de la dinamita había deseado ver recompensados a "quienes durante el año transcurrido prestaron a la humanidad los mayores servicios".