rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Cataluña España Francia Manuel Valls

Publicado el • Modificado el

Valls 'no tiene ninguna oportunidad' en Barcelona

media
Manuel Valls durante una manifestación en Barcelona a favor de la unidad de España, marzo de 2018. Pau Barrena / AFP

Mientras el ex primer ministro francés debía confirmar su concurrencia a las elecciones municipales de Barcelona, recogimos las impresiones de los catalanes acerca de este candidato insólito. Lo menos que se puede decir es que no todos lo recibirán con los brazos abiertos.

Testimonios recogidos por Andreina Flores, en Barcelona.


Entre los barceloneses, algunos lo desconocen, otros lo piensan ex presidente francés, pero también están los que tienen claro de dónde viene y tienen su propia idea sobre el porqué de su candidatura: “Es una persona que no ha triunfado en Francia y ahora quiere venir aquí a ver si triunfa. Si aquí triunfa, intentará volver a Francia con eso de que ha triunfado en Cataluña y que ha ayudado, y seguro que la mirada suya es recuperar aquí nombre y popularidad para volver a Francia. O sea que a Cataluña no la quiere para nada”, estima Pedro Esteban.

Se trata de una apuesta arriesgada para el político, nacido en Barcelona hace 56 años e hijo de un pintor catalán emigrado. Apoyado por el partido de centroderecha antiindependentista Ciudadanos, Manuel Valls quería formar una candidatura transversal pero se ha topado con el rechazo de los otros dos partidos unionistas, los socialistas y el conservador Partido Popular.

“Por lo que he oído, fracasó un poco en Francia, y bueno, la alcaldía de Barcelona es un bombón…”, se ríe Nicolás, de 45 años. “Sé que se presenta por Ciudadanos, y mi opinión es contraria a la política de Ciudadanos porque son más españoles. Aquí somos más catalanes, más autonómicos, más republicanos”, prosigue.

Montserrat, una vecina de 82 años, no está en contra de la llegada de una nuevo personaje, “a ver si cambiamos un poco porque estamos un poco indecisos con la Sra. Colau, es buena persona pero le falta algo”. Pero con la condición de que esté a favor de la independencia de Cataluña: “¿Está en contra nuestra? Ah no, yo soy partidaria de la independencia de Cataluña. Toda mi familia nació aquí. Yo creo que viviríamos mejor si nos gobernáramos nosotros. Porque fuera de Cataluña nos odian”, sentencia la anciana.

Sin embargo, en una sociedad tan fragmentada, “quizás sea una opción para los que votarían no a la independencia”, estima Miquel Àngel, de 42 años, aunque “no deja de ser un político que no es conocido; yo pienso que eso puede echar para atrás a la gente que vota Ciudadanos”.

Más allá del tema de la independencia, su candidatura sorprende puesto que nunca vivió de manera permanente en Barcelona. “Es como un personaje que ha caído del cielo. No tiene una trayectoria aquí entonces no sé si funcionará o no. (…) Una alcaldía supone que el político tiene que estar más relacionado con la ciudad”, comenta otro barcelonés.

Nacido en Barcelona durante las vacaciones de sus padres, Valls ha hecho vida en Francia pero se ha mantenido atado a la ciudad donde vive ahora su hermana. Habla perfectamente catalán y español, aunque con un ligero acento francés.

Para Olga, de 55 años, está “muy bien que haya otra alternativa”, y ella asegura que “no tendría ningún problema [en votar por él] porque estoy cansada de que sean siempre los mismos y va bien un cambio”.

Para suplir su posible desconocimiento de la ciudad, Manuel Valls se ha rodeado de asesores locales. Entre ellos figuran el exdirector de comunicación del FC Barcelona, el club de sus amores, y el consultor político que fue la mano derecha del alcalde Pasqual Maragall (1982-1997), artífice de los Juegos Olímpicos de 1992.

¿Será suficiente? Para Carlos, de 56 años, la respuesta es un “no” rotundo: “Yo pienso que es una manera de ser muy oportunista, aprovechándose de la convulsión política muy grande que hay en Barcelona con el tema de la independencia y de la confrontación entre vecinos. (…) Las ideas que ha expresado no cuadran para nada con las mías y con la mayoría de los barceloneses tampoco. No tiene ninguna oportunidad”.