rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Pederastia: la bronca de un cura francés

Por Lucile Gimberg

La voz de un simple cura de campo estremece a la iglesia francesa. Esta semana, el sacerdote de la diócesis de Valence, Pierre Vignon, publicó en internet una petición para reclamar la renuncia del cardenal de Lyon. Monseñor Barbarin, uno de los más altos jerarcas católicos del país, está siendo investigado por presunto encubrimiento de abusos sexuales.

El sacerdote y juez eclesiástico Pierre Vignon, de 64 años, explicó a RFI que la carta que el Papa envió este lunes a todos los católicos, lo decidió a alzar la voz.

"Es un grito que el Papa lanza a toda la Iglesia, a todos los bautizados. Es como si nos dijera 'nosotros los obispos, cardenales, sacerdotes, no podemos solos con eso, necesitamos la ayuda de todos", explicó el cura en silla de ruedas. "Esta carta del Papa Francisco me impresionó mucho. No solo habla de los abusos sexuales sino también de los abusos de poder, de los abusos espirituales, financieros... Es un conjunto, y él nos dice: 'ayudennos a salir de esta cultura de encubrimiento'."

La iniciativa de Pierre Vignon recibió el respaldo de dos asociaciones de víctimas: la que lleva la demanda contra el cardenal Barbarin y la Asociación de ayuda a las Víctimas de Movimientos Religiosos en Europa (AVREF). "Si personas de la iglesia, cardenales, obispo y sacerdotes, se alzan –contra la cultura del encubrimiento, esto cambia muchas cosas", se alegró por su parte el presidente de la AVREF, Aymeri Suárez-Pazos.

Todos culpables

Ex boy-scouts de Lyon acusan a Monseñor Barbarin de no haber denunciado abusos sexuales de los que tuvo conocimiento aunque hayan ocurrido antes de su llegada a la diócesis. Se trata en particular de los actos del cura Bernard Preynat.

No existe ninguna "ley del silencio" en la iglesia francesa, aseguró el portavoz de la Conferencia Episcopal, y llamó a dejar que actúe la justicia.  "Yo no puedo juzgar al cardenal Barbarin, tenemos que dejar que la justicia humana hacer su trabajo antes de tomar una decisión", dijo también a RFI el obispo de Troyes, Monseñor Stenger.

El eclesiástico destaca sin embargo que "el gran mal es el clericalismo, la mentalidad clerical". "Tenemos que dejar de pensar primero en la institución, tenemos que pensar primero en las víctimas, solo las víctimas", afirmó Monseñor Stenger. Resalta también que el Papa dijo por primera que "todos somos culpables" en la iglesia católica.

Los allegados a Barbarin recuerdan que el cardenal ya preguntó al Sumo Pontífice si debía renunciar, y que su respuesta fue negativa.

El viaje a Chile, un giro para el Papa

Para el sacerdote Pierre Vignon, el Papa solo entendió la magnitud de los abusos sexuales durante su viaje a Chile en enero. “Pienso que el Papa no se daba cuenta hasta enero de 2018, cuando viajó a Chile y cometió el error fundamental de respaldar a Monseñor Juan Barros. Esto causó una indignación mundial que lo llevó a tomar otro rumbo”, analizó Vignon que llama a “todos los que tienen motivos para quejarse de la Iglesia, a no dudar en hacerlo”.

El sacerdote de Valence no es el único en expresarse públicamente. En Estados Unidos, 140 teólogos, educadores y fieles católicos reclamaron la renuncia colectiva de sus obispos por su mala gestión de los abusos sexuales.

En Gaza, ya se sienten las consecuencias de los recortes de EE.UU. a la UNRWA

Génova, la caída del puente, mezcla de fallas técnicas y debilidad del Estado

Álvaro Leiva: ‘Salimos de Nicaragua porque no garantiza el derecho a la vida’