rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Inmigración

Publicado el • Modificado el

Nueva ley de inmigración en Francia... ¿Excesiva o insuficiente?

media
El proyecto de ley de asilo e inmigración provocó una guerra en la Asamblea (ilustración) REUTERS/Philippe Wojazer

La Asamblea Nacional de Francia aprobó la nueva ley de asilo e inmigración. El texto reduce el periodo de tramitación para solicitar asilo y amplía el periodo máximo de detención de migrantes en los centros de internamiento antes de ser deportados. Tanto la izquierda como la derecha han criticado duramente esta reforma.


Por Ana García Valdivia

El proyecto de ley, propuesto por el ministro del interior, Gerard Collomb, ha sido uno de los más polémicos durante el mandato de Emmanuel Macron. Durante cinco meses se han producido continuas idas y venidas del texto entre la Asamblea y el Senado, que culminaron el miércoles con 100 votos a favor, 25 en contra y once abstenciones.

El objetivo principal de la ley es reducir el tiempo de tramitación de las solicitudes de asilo de once a seis meses. Esta reducción tiene como fin facilitar la deportación de aquellos que son rechazados, y mejorar la protección de las personas cuyas solicitudes hayan sido aceptadas. Complementariamente, también se reduce el límite de tiempo para que un extranjero presente una solicitud de asilo, que pasa de 120 a 90 días.

Las críticas han llovido dese la izquierda y la derecha: los primeros califican la ley como “represiva” por socavar los derechos de los solicitantes de asilo, mientras que los segundos consideran que la ley "no responde a la gravedad del desafío migratorio actual". La respuesta del Gobierno, en la boca de Collomb, sigue intacta: se trata de combinar "humanidad" y "firmeza".

Por un lado, la ley permitirá a los menores refugiados solicitar la "reunificación familiar", una potestad que hasta ahora se limitaba únicamente a los padres. Además, en una de las enmiendas al texto original, se estableció que los refugiados que obtengan asilo no deberán esperar nueve meses para obtener un permiso de trabajo, sino que podrán hacerlo a partir de los seis.

En lo que a la “firmeza” respecta, la ley duplicará el período máximo de detención de extranjeros a la espera de ser deportados, pasando de 45 a 90 días. Una medida que ha desatado la furia entre la izquierda francesa: este aumento "transforma la retención en una verdadera detención ", denunció Danièle Obono de “La Francia Insumisa”.

Otras críticas han venido por la negativa del Ejecutivo de incluir la prohibición de la retención de menores, y por el mantenimiento, aunque más relajado, de la noción de "crimen de solidaridad".