rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Ryanair, la aerolínea más cuestionada de Europa

La compañía irlandesa de bajo costo presume de ser una de las aerolíneas más competitivas, pero las continuas cancelaciones y la mala imagen pública de la empresa hacen que muchos se pregunten si existen problemas estructurales de fondo.

Por Ana García Valdivia

Entre noviembre de 2017 y el pasado mes de marzo, la compañía ya dejó tirados a 400.000 pasajeros con la cancelación de 18.000 vuelo. Ahora, en plena sesión estival, el personal de cabina de Ryanair inicia una huelga de dos días en España, Portugal, Bélgica e Italia que se suma a la de los pilotos en Irlanda.

En total, 600 vuelos han sido cancelados y unos 100.000 pasajeros se han visto afectados. España ha sido el país con mayor número de cancelaciones, en torno a 400, y en Portugal y Bélgica se estiman 50 los vuelos diarios perjudicados.

Javier Taibo, experto en aeronáutica comercial y director de la revista Airlines 92, considera que la aerolínea tiene un tamaño muy superior a la media europea y que experimenta un crecimiento muy fuerte: “Todo el engranaje funciona a mil por hora, eso explica por qué el conjunto se resiente cuando hay una huelga”. “Esto le ocurriría a cualquier compañía de bajo costo cuya productividad de recursos humanos y técnicos funcione a nivel de vértigo, como en Rynair”, añadió.

Productividad VS condiciones laborales

Más allá de los problemas estructurales, hay un evidente descontento del personal. Esta convocatoria, por ejemplo, es el resultado del fracaso de las negociaciones entre los sindicatos españoles USO y Sitcpla con la dirección de la compañía. Los empleados piden una armonización de los contratos que prevean condiciones laborales menos dispares y principalmente, que se aplique la legislación del país donde se emplea al personal en lugar de la ley irlandesa.

Oscar Ayuste, jefe de la sección sindical de Ryanair en Madrid, califica la negociación como un “fraude” y explica que él y sus compañeros trabajan como empleados de Irlanda desplazados temporalmente a otros países cuando la realidad es que en más de 6 años dentro de la empresa nunca ha trabajado en este país.

Por su parte, la aerolínea alega que aplica la ley irlandesa porque es donde están matriculados sus aviones y la mayor parte del trabajo efectuado por su personal se realiza dentro del avión. Sin embargo, hace tan solo unos días la justicia holandesa negó este razonamiento y obligó a la aerolínea a aplicar la legislación holandesa al personal empleado dentro de su territorio, sentando así un nuevo precedente.

Ryanair no quiere dar señales de debilidad y este miércoles anunció su decisión de retirar el 20% de su flota en Dublín. Con esta medida, la aerolínea cumplía sus amenazas frente a la huelga de pilotos que se venía produciendo en Irlanda. Según un comunicado, 300 personas perderán su empleo tras el ajuste.

Un pulso entre Ryanair y los sindicatos españoles

Los sindicatos en España dicen no tener miedo. Oscar Ayuste opina que a Ryanair no le interesa reducir su flota en el mercado español, que representa el 20% de los beneficios de la empresa. Según Ayuste, la razón no se encuentra en los clientes nacionales sino en los turistas del norte de Europa, quienes cuentan con un gran poder adquisitivo y no dudan en comprar comida, perfumes y otros productos que la compañía vende en sus vuelos.

Por otro lado, el experto Javier Taibo afirma que España es un destino crucial para la empresa, pero considera que Ryanair “no cederá ante las presiones” de los trabajadores para “evitar un efecto contagio” que diera lugar a nuevas huelgas en otros países.

En cualquier caso, cabe esperar nuevos parones, por lo que si planean viajar próximamente con la compañía no estará de más consultar las fechas y las incidencias antes de reservar su billete.

El acuerdo de la COP24: un libro de instrucciones para implementar el Acuerdo de París

Lacrimógenas, balas de goma y destrozos: así fue la jornada de protesta de los Chalecos Amarillos

España: claves para entender la entrada de la extrema derecha en el parlamento andaluz

¿Resistirá el imperio Renault-Nissan-Mitsubishi sin su todopoderoso Carlos Ghosn?