rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Rusia Vladimir Putin Mundial Rusia 2018

Publicado el • Modificado el

Rusia: las Pussy Riot quieren que la tolerancia sobreviva al Mundial

media
Nadejda Tolokónnikova tras salir de prisión, el 23 de diciembre de 2013. REUTERS/Ilya Naymushin

El grupo opositor lanza un videoclip en el que pide la liberación de presos político y aboga por una prolongación del clima que imperó en el Mundial, mientras Rusia era escrutada por el resto del mundo. RFI fue al encuentro de Nadejda Tolokónnikova, fundadora de Pussy Riot.


Con el corresponsal de RFI en Moscú, Daniel Vallot

El último clip del grupo punk feminista y opositor al presidente Vladimir Putin tiene nuevo videoclip: “Track about good cop” (canción sobre un buen policía), un tema que pone en escena a policías rusos bailando música tecno. Para Nadejda Tolokónnikova, fundadora de Pussy Riot, es una manera de mostrar que las fuerzas de seguridad pueden tener una actitud más abierta y menos represiva, tal como lo demostraron durante el Mundial que acaba de acoger Rusia.

“Los policías estaban felices de comportarse bien durante el Mundial. Son gente como tú y yo. Pero es el sistema que los obliga a violar los derechos humanos”, afirma.

Para las Pussy Riot, el Mundial habrá sido un paréntesis, cerrado con la partida de los hinchas extranjeros.

“Nuestro gobierno trató de mostrar que somos tolerantes con los extranjeros. Pero nos preocupa lo que podría pasar ahora que el Mundial ha terminado”, explica.

Debajo del videoclip publicado en internet, el colectivo pide la liberación de cuatro militantes detenidos este domingo tras ingresar al campo de juego en la final entre Francia y Croacia.

“Nuestra primera reivindicación es la liberación de los presos políticos. En particular [al cineasta ucraniano] Oleg Sentsov, en huelga de hambre desde hace 66 días, lo que es muy preocupante para su salud”, recalca Tolokónnikova.

Condenada tras haber cantado un texto anti Putin en una Iglesia, esta joven también había llevado a cabo una huelga de hambre para protestar contra su detención.

Este martes, El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) estimó que la justicia rusa había cometido múltiples violaciones en este caso, condenado a Rusia a pagar más de 30.000 euros en concepto de los tratos degradantes durante el juicio.