rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Reino Unido Rusia Theresa May

Publicado el • Modificado el

Dos británicos envenenados con Novichok, la sustancia utilizada contra Skripal

media
Dawn Sturgess y Charlie Rowley. Facebook

La pareja británica hospitalizada en estado crítico en la ciudad de inglesa de Salisbury estuvieron expuestos al agente neurotóxico Novichok con el que fueron envenenados un ex doble agente ruso y su hija este año en esa ciudad, indicó el miércoles la policía británica.


Por Juan Carlos Bejarano, corresponsal de RFI en Londres

La policía británica ha identificado a los dos nuevas víctimas del ataque con el letal agente neurotóxicos Novichock como Charlie Rowley, de 45 años de edad, y Dawn Sturgess, de 44, quienes el sábado pasado fueron hallados en grave estado de salud en su vivienda de Amesbury, a 15 kilómetros de Salisbury, el lugar donde fueron atacados con el mismo agente nervioso, el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, cuatro meses atrás.

Es el mismo agente neurotóxico. Los científicos deberán determinar si viene del mismo lote", afirmó el subdirector de la policía metropolitana Neil Basu.

Lea también: Novichok: el veneno ruso identificado en el ataque contra el exespía ruso

El funcionario estimó que no hay nada en el pasado personal de los nuevos envenenados que sugiera que podrían ser objetivos de un ataque de esa magnitud, igualmente afirmó que de momento no se puede confirmar si el agente nervioso es de la misma producción del que se usó para atentar contra los Skripal.

En un primer momento, la policía creyó que habían sido víctimas de una sobredosis de heroína o 'crack', pero el lunes se enviaron muestras de ambos pacientes a Porton Down "pues los síntomas que el hombre y la mujer presentaban eran preocupantes", dijo Basu.

Sin embargo, Basu matizó que "nada indica que el hombre o la mujer hayan ido recientemente a uno de los lugares contaminados luego de los intentos de asesinato de Serguei y Yulia Skripal".

Rowley y Sturgess están siendo atendidos por el mismo cuerpo médico que le salvó la vida a los Skripal y aunque los alrededores de la residencia de la pareja permanecen acordonados, de momento ningún otro ciudadano se ha presentado al hospital de Salisbury con síntomas similares.

Este nuevo envenenamiento con Novichock preocupa al gobierno de Theresa May, cuyo ministro del Interior Sajid Javid preside este jueves una reunión del llamado comité de emergencia Cobra, del que hacen parte los jefes de la policía y el servicio secreto, para analizar la situación y tomar medidas que eviten que otras personas se contaminen con el peligroso agente neurotóxico.

El pasado 4 de marzo, Serguei y Yulia Skripal fueron hallados inconscientes y hospitalizados en estado crítico en Salisbury tras tomar una cerveza en un pub y almorzar en un restaurante italiano. Ambos habían sido víctimas de un intento de asesinato con un agente nervioso.

Fueron tratados durante semanas y finalmente se recuperaron y recibieron el alta médica.

Londres acusó a Moscú de estar detrás del atentado contra Skripal, un antiguo coronel de los servicios secretos militares rusos condenado por traición por pasar secretos a Londres, y que acabó instalándose en Inglaterra tras un canje de espías.

El Kremlin negó toda implicación, pero el gobierno de Theresa May denunció que el atentado se había cometido con un agente nervioso de la variedad Novichok, que se fabrica en laboratorios militares rusos, y que sólo había dos opciones: que Moscú lo hubiera usado aposta o que hubiera perdido el control de la sustancia.

Este acontecimiento desembocó en una crisis diplomática entre ambos países y en una oleada de expulsiones cruzadas de diplomáticos por parte de Reino Unido y sus países aliados, de un lado, y Rusia, de otro.