rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Unión Europea Inmigración populismo

Publicado el • Modificado el

Migración: la UE opta por acuerdo a la carta

media
Los mandatarios de la UE adoptaron en la madrugada de este viernes un abanico de propuestas para responder a las preocupaciones de países como Italia ante la migración. REUTERS/Eric Vidal

Tras unas reuniones muy intensas, los líderes europeos aprobaron la creación de centros de migrantes dentro y fuera de la Unión Europea. Cada país podrá decidir si participa o no en la acogida de refugiados en su territorio.


Por nuestra corresponsal en Bruselas, Esther Herrera

Italia bloqueó desde el principio las conclusiones que negociaban los países. El primer ministro Giuseppe Conte, quería un apoyo explícito de todos los Estados sobre la solidaridad europea.

Con el apoyo de Francia, consiguió aprobar el apoyo de centros de migrantes dentro de la UE, donde se decidirá sobre quién tiene derecho a asilo y creados con fondos europeos. Serán centros voluntarios: nadie está obligado a acoger estas personas. 

Por otra parte la idea de crear centros fuera de la Unión Europea sigue adelante, principalmente en el Norte de África. Aún se desconoce dónde serán porque se requiere que haya acuerdos entre la UE y éstos países.

Pero los líderes europeos insistieron en aumentarle los fondos a África, para mejorar su desarrollo y esperan así evitar que los migrantes abandonen sus países y se dirijan a Europa.

"Voluntario"  

Italia y ciertos países del Este, tradicionalmente anti inmigración, están satisfechos del carácter voluntario de la acogida de migrantes

Se trata de un acuerdo de mínimos porque es lo suficientemente ambiguo como para que todos los líderes puedan vender en sus países que es una victoria

Los países más hacia la extrema derecha, como Hungría, Polonia y República Checa podrán asegurar que han ganado porque han conseguido que sea opcional la acogida

Por otra parte, Italia ha dejado claro en su primera cumbre que ya no estará siempre obligada a acoger a todos, porque España y Grecia son también países en primera línea de mar.

Aun así, sin duda, el acuerdo hace patente que las tesis más extremas sobre la migración se imponen en la UE, por encima de los valores europeos.