rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Referendo histórico en Irlanda sobre la liberalización del aborto

Por Asbel López

Los irlandeses votan este viernes en un referendo histórico para decidir si acaban con una de las legislaciones más restrictivas de Europa cotra el aborto. Los últimos sondeos dan una leve ventaja a los partidarios del sí, pero esta se ha visto reducida en algunas encuestas y una de cada seis personas sigue indecisa.

Muestra del interés en esta consulta sobre el aborto, más de 118.000 ciudadanos solicitaron este año inscribirse en el censo electoral. Sophie Gorman, periodista irlandesa en París, es partidaria de abolir la Octava Enmienda. Ella decidió hacer el viaje a su país para votar.

“Regreso porque la situación es indignante. Estamos esperando este referendo desde hace muchos años. Once mujeres viajan a diario para hacerse un aborto en Inglaterra, y tal vez son muchas más. Irlanda tiene que admitir que el aborto existe pero no se practica en su territorio. Sobre todo, no estamos respaldando a las mujeres y a las niñas que quedan traumatizadas tras un aborto”, dijo a RFI.

Numerosas irlandeses como ella han viajado a Irlanda para votar. Dolores Liceras, de Amnistía internacional España, nos explicó por qué es un referendo histórico.

“Irlanda es uno de los pocos países europeos que todavía mantienen una legislación que impide a las mujeres irlandesas abortar en el supuesto de que el embarazo sea el fruto de una violación, de un incesto. Por tanto es muy importante modificar esta normativa irlandesa, que en realidad lo que hace es equiparar el derecho a la vida del feto, del no nacido, con la vida de la mujer.

El debate ha sido muy apasionado. Abigail Malone forma parte del colectivo “Salvar la Octava Enmienda”. Esta partidaria del No es muy crítica con el gobierno irlandés.

“Es muy triste que una mujer se vea obligada a practicarse un aborto y sabemos que la mujer necesita atenciones y respaldo aquí en Irlanda. Pero si introducimos el aborto en Irlanda, cambiaría la cultura y cambiaríamos la manera como tratamos a las mujeres y a los bebés por nacer. En la legislación sobre el aborto que el gobierno ha propuesto no se menciona ni una sola vez las necesidades de la mujer. No se menciona la asistencia hospitalaria perinatal, no se menciona la necesidad de asistencia financiera ni las ayudas financieras ni el asesoramiento para las mujeres que están en una crisis de embarazo o han sido violadas. La única solución que se les ofrece es el aborto. Y nosotros no creemos que el aborto sea la solución porque lo que las mujeres necesitan es apoyo”, declaró a RFI.

Los partidarios de abolir la Octava Enmienda quieren, efectivamente, cambiar la cultura en cuanto al aborto porque estiman que la situación de las mujeres irlandesas es muy vulnerable, según Dolores Liceras, de Amnistía internacional España.

“El personal hospitalario en muy pocas ocasiones practica un aborto aunque la vida de la madre esté en riesgo porque se exponen a 14 años de cárcel. No se ha aclarado, en efecto, lo que significa que la vida de la madre corra riesgo. Esto no ha evitado los abortos clandestinos ni ha evitado una situación muy vulnerable para las mujeres, para la salud y la vida de las mujeres”.

Para Amnistía Internacional la Octava Enmienda viola los derechos humanos de las mujeres y las niñas irlandesas. Dolores Liceras.

“Amnistía Internacional defiende los derechos humanos de las mujeres en el sentido de que su vida no puede correr riesgo porque haya una legislación totalmente restrictiva que impida el aborto en cualquier supuesto. Esto es lo que viola los derechos humanos de las mujeres”.

Irlanda era hasta hace poco un feudo de la Iglesia católica, por razones históricas y también políticas, relacionadas con su secular enfrentamiento con la anglicana Inglaterra. Sin embargo, el escándalo de los abusos sexuales a niños por parte del clero, entre otros, han debilitado su posición.

El aborto está penado con hasta 14 años de cárcel, aunque el embarazo sea el resultado de una violación o un incesto, y sólo se permite si está en peligro la vida de la madre.

Si se impone el sí, el gobierno de Leo Varadkar tiene ya listo un cambio en las leyes que permitiría abortar libremente durante las doce primeras semanas de embarazo y, en algunas circunstancias, durante los primeros seis meses.

El primer ministro Varadkar, que defiende liberalizar el aborto, apeló el jueves a votar, calificando el referéndum de "oportunidad única en una generación" y avisando que no habrá otro referéndum sea cuál sea el resultado, en una entrevista en la radio Newstalk.

Génova, la caída del puente, mezcla de fallas técnicas y debilidad del Estado

Álvaro Leiva: ‘Salimos de Nicaragua porque no garantiza el derecho a la vida’

El barco Aquarius vuelve a zarpar para rescatar a los migrantes del mediterráneo

Estigmatización contra pacientes podría aumentar casos de VIH en América Latina