rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Rusia Ucrania Unión Europea

Publicado el • Modificado el

UE denuncia 'nueva violación de la soberanía' de Ucrania por Rusia en Crimea

media
El presidente ruso, Vladimir Putin, fue el encargado de inaugurar este martes el puente al volante de un camión naranja. Alexander Nemenov/Pool via REUTERS

La construcción de un puente entre Rusia y la península de Crimea supone una "nueva violación de la soberanía" de Ucrania, indicó este martes un portavoz de la diplomacia europea, al estimar que su construcción se hizo "sin el consentimiento" de Kiev. El puente fue inaugurado por el presidente ruso.


"La construcción del puente busca una mayor integración forzada de la península anexionada ilegalmente a Rusia y su aislamiento de Ucrania, de la que sigue formando parte", dijo en un comunicado el vocero de la Unión Europea, reiterando la posición de la Unión Europea (UE) de no reconocer Crimea como territorio ruso.

Para el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, "el puente limita el paso de buques a través del estrecho de Kerch a los puertos ucranianos en el mar de Azov".

El presidente ruso, Vladimir Putin, fue el encargado de inaugurar este martes el puente al volante de un camión naranja, una medida simbólica para reducir el aislamiento de la otrora península ucraniana desde su anexión por Rusia en marzo de 2014.

Crimea es un destino de vacaciones muy popular entre los rusos, y los turistas de ese país constituyen una de las principales fuentes de ingresos de esta península, muy apreciada por sus playas y sus montañas junto al mar Negro.

La UE adoptó en 2014 una serie de medidas punitivas contra personalidades rusas tras la anexión de Crimea y por su presunto apoyo a los separatistas prorrusos que se enfrentan a las fuerzas de Ucrania en el este de este país.

El lunes, los 28 añadieron a cinco altos responsables de Crimea a esta lista que alcanza las 150 personas por su su papel en la organización de las elecciones de las recientes presidenciales rusas en la península.

AFP