rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Hungría Viktor Orban

Publicado el • Modificado el

La victoria de Orban refuerza el contrapeso a Bruselas

media
Viktor Orban tras el anuncio de los resultados en la noche del domingo en Budapest REUTERS/Leonhard Foeger

¿Qué significa para Europa que Orban haya vuelto a triunfar en los comicios con el apoyo de casi la mitad de los votantes? El partido del líder ultraconservador ha obtenido el 49% de los votos y gana de forma arrolladora las elecciones en Hungría, consolidando el contrapeso nacionalista del bloque del Este de Europa hacia Bruselas


Autócrata para unos, héroe de la nación para otros, Viktor Orban, un antiguo liberal convertido en firme combatiente de la inmigración, ha logrado consolidar su posición al frente de un país que ha transformado profundamente.  Con 54 años -doce de los cuales, a la cabeza del gobierno húngaro-, el primer ministro, cuyo partido estaba en primera posición con un 49% de los votos, parece inamovible en la escena política del otrora país comunista, pese a las críticas de muchos de sus socios europeos. Los resultados son un fracaso para la oposición y han generado una cascada de dimisiones.

Modelo de la derecha dura en Europa y al otro lado del Atlántico, Viktor Orban fue recientemente calificado de "héroe" por Steve Bannon, exasesor del presidente estadounidense Donald Trump, en una entrevista con el New York Times. Sin embargo, cuando se hizo un nombre, a sus 26 años, Viktor Orban era un joven liberal que desafió al régimen comunista en Budapest con un virulento discurso por la libertad, durante un homenaje a las víctimas del Levantamiento de 1956 en junio de 1989.

Orbán, padre de cinco hijos, reivindica el ejercicio de una "democracia iliberal", prodiga su admiración por el presidente ruso Vladimir Putin y fue el primer dirigente de la UE en recibirlo tras la anexión de Crimea. Las críticas de la Unión Europea sobre la vulneración de la separación de poderes o sobre su rechazo a acoger refugiados apenas han hecho mella en su política.

 

Europa frente al desafío de Orban

Viktor Orban ha estampado su propia personalidad en el mapa de Europa. Es admirado en todo el mundo por personas que quieren defender la soberanía nacional frente a la globalización. ¿De qué depende este pulso entre la Europa Occidental y el bloque del Este? Si los países de Europa central (Hungría, Eslovaquia, República Checa y Polonia) se hacen más fuertes, como contrapeso a las visiones de Europa de Emmanuel Macron y Angela Merkel, Orbán se sentirá tranquilo.

Por el momento su victoria refuerza al  llamado Grupo de Visegrado (V4), que incluye a Polonia, Eslovaquia y República Checa. Algo que puede abrir más grietas en una Unión Europea que ha observado casi impasible las reformas que Orbán ha llevado a cabo desde que llegó al poder en 2010, valiéndose de la mayoría que tenía en el Congreso. Modificaciones que han modelado el Estado húngaro para convertirlo en una nación que promueve y prima los valores cristianos y el nacionalismo. Reformas que los más críticos creen que han socavado la democracia en Hungría donde, han llegado a decir, se ha instituido una forma suave de autocracia. Medidas muy similares aunque más veladas que las que ha puesto en marcha en Polonia el ultraconservador Ley y Justicia (PiS). Los polacos de Ley y Justicia consideran a Orbán uno de sus aliados. Solo les separa las posturas que el húngaro mantiene hacia Rusia. Para el líder de Fidesz, el ruso Vladímir Putin es uno de sus referentes, como también lo son el turco Recep Tayyip Erdogan o Xi Jinping.

(Con agencias)