rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Carles Puigdemont Alemania Cataluña

Publicado el • Modificado el

‘La independencia no es la única solución’ dice Puigdemont

media
El ex presidente catalán Carles Puigdemont en una rueda de prensa en Berlín, 7 de abril. REUTERS/Hannibal Hanschke

Al día siguiente de su liberación en Alemania, el expresidente catalán Carles Puigdemont aseguró que la independencia de Cataluña no era la única solución al conflicto que le opone a Madrid, y dijo estar dispuesto a trabajar con el gobierno español.


“No. Lo he dicho siempre”, respondió cuando la preguntaron en la rueda de prensa en Berlín si la independencia era la única solución.

La independencia es “nuestra propuesta”, dijo Puigdemont, pero añadió que si España tiene un proyecto para Cataluña, “nos gustaría verlo e incluso discutirlo”. “Estamos dispuestos a escuchar”, zanjó.

Pero también advirtió que “hay que empezar a reconocer que el independentismo catalán democrático es una realidad contundente”, durante la rueda de prensa en la que se expresó en catalán, español e inglés.

El independentista también pidió una “mediación internacional” para intentar salir de la crisis catalana.

Carles Puigdemont, en la cárcel desde hacía más de 10 días, fue puesto en libertad el viernes tras pagar una fianza de 75.000 euros.

Bajo control judicial y a la espera de la decisión de la justicia alemana sobre la demanda de extradición de España, el político catalán dijo que fijaría su residencia en Berlín. También dijo que, una vez resuelto el caso judicial, volvería a Bélgica donde residía antes de ser detenido cerca de la frontera danesa.

Puigdemont también reafirmó su apoyo al independentista encarcelado Jordi Sánchez como candidato a presidente de Cataluña. Estas afirmaciones tuvieron lugar poco antes de que el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, anunciara oficialmente a Sánchez para ser investido.

La liberación de Puigdemont fue ordenada el jueves por un tribunal alemán, lo que supuso un fuerte revés a las autoridades españolas.

La justicia alemana descartó la acusación de “rebelión” formulada por España, principal cargo de la euro-orden lanzada por el juez español que instruye el caso y que el 25 de marzo llevó a la detención del expresidente catalán.

En Berlín, el independentista apareció sonriente y llevando un ramo de tulipanes amarillos. Fue recibido por un grupo de simpatizantes que cantaron el himno catalán y enarbolaron banderas.

La ministra de Justicia alemana, Katarina Barley, saludó por su parte la liberación de Puigdemont, estimando que la decisión de los jueces alemanes era “absolutamente correcta”.

La ministra socialdemócrata también aseguró al diario Süddeutsche Zeitung que “no sería fácil” para España aportar elementos que refuercen las acusaciones de malversación de fondos, que pesan también sobre Puigdemont.

Barley advirtió que si no recibían ningún nuevo elemento que lo pruebe, “Puigdemont será entonces un hombre libre en un país libre, es decir Alemania”.

Estas afirmaciones contrastan con la moderación con la que hasta ahora Berlín se había expresado, insistiendo que el caso estaba en manos de la justicia.