rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Rusia Reino Unido Espionaje diplomacia Theresa May Vladimir Putin

Publicado el • Modificado el

Moscú rechaza ultimátum de Londres sobre intoxicación de exespía

media
Serguéi Skripal, de 66 años, fue encontrado el 4 de marzo en estado crítico junto a su hija Yulia en el banco de un parque en Salisbury, donde vivía desde hacía años. ©Kommersant/Yuri Senatorov via REUTERS

Rusia "no admite" las acusaciones "sin pruebas" y los ultimátums de Londres sobre el evenenamiento del exespía Serguéi Skripal, mientras que trasciende en el Reino Unido la noticia de la muerte de otro exiliado ruso: el caso de Nikolai Glushkov.


Con nuestro corresponsal en Moscú, Xavier Colas, y AFP,

Rusia convocó al embajador del Reino Unido a una reunión en el ministerio de Asuntos Exteriores. Moscú sólo cooperará en la investigación si recibe muestras del agente tóxico. El gobierno ruso asegura que "no es responsable" de la intoxiación del espía con gas nervioso y rechaza el ultimátum del Reino Unido por el caso Skripal.

El gobierno de May ha anunciado la apertura de una investigación de las 14 muertes misteriosas de ex espías y empresarios rusos o vinculados con Moscú, ocurridas en las dos últimas décadas en Reino Unido.

Entre otras medidas, la primera ministra barajaría la posible expulsión de diplomáticos y nuevas sanciones económicas, incluida una ofensiva contra los oligarcas rusos vinculados con el Kremlin y afincados en Londres.

"Rusia no teme nada. Londres y las otras capitales occidentales deberían de haberse convencido de esto", dijo el embajador de Rusia ante la Unión Europea, Vladímir Chizhov, que además expresó su repudio al ultimátum del Reino Unido

El caso Glushkov

Este martes por la tarde trascendió que Nikolai Glushkov, un exiliado ruso de 68 años, fue igualmente encontrado muerto el lunes en Londres, según revelaron sus amigos y familiares a The Guardian.

Fue hallado muerto en su domicilio en New Malden, un suburbio de Londres. Glushkov, cuya muerte aún no fue confirmada oficialmente, era cercano al millonario Boris Berezovski, un enemigo del Kremlin que fue hallado ahorcado en 2013 en el Reino Unido. 

Según el diario ruso Kommersant, que cita a una hija de Glushkov, Natalia, su cuerpo tenía signos de estrangulamiento.

En los años 90, Glushkov era director de la aerolínea Aeroflot y de la empresa automóvil LogoVAZ de Boris Berezovski.  En 1999 fue condenado a 5 años de cárcel en Rusia por fraude y blanqueo. A su salida en 2005 decidió pedir el asilo político en el Reino Unido. Nuevamente fue condenado a 8 años de cárcel por la justicia rusa en 2017 por malversación de fondos cuando era directivo de Aeroflot, y se le ordenó pagar 20 millones de dólares a la aerolínea.

"La policía contraterrorista británica lidera la investigación por precaución, por las asociaciones que se cree que tenía el hombre", explicó la policía en un comunicado. "No hay pruebas para sugerir un vínculo con el incidente en Salisbury"