rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Alemania: los desafíos que enfrenta la coalición Merkel-SPD

Por Angélica Pérez

Tras 137 dias de impase político, la canciller alemana Angela Merkel y el líder de la social democracia Martin Schultz lograron formar una coalición de gobierno fruto de un mes de negociaciones, cuyo último round duró 24 horas sin interrupción. 

Debilitad por los resultados de las legislativas del 24 de septiembre de 2017, la mujer más poderosa del mundo comenzó a tocar puertas para obtener la mayoria en la Cámara de diputados. Diferencias irreconciliables llevaron al traste una posible alianza con verdes y liberales.

Así, Angela Merkel se vio impelida a buscar a los socialdemócratas, pese a que en esos comicios los electores emitieron un voto castigo contra la coalición de  conservadores y socialdemócratas que gobierna el pais desde 2013.

En la opinión del politólogo Franco Delle Donne, coautor con Andreu Jerez, del libro "Factor AfD, el retorno de la ultraderecha a Alemania", el gran desafío para la nueva coalición es recuperar la legitimidad perdida.

Para que esta coalición de gobierno tenga vida, deberá ser refrendada por el voto de los 460 mil militantes del Partido Socialdemócrata. Se trata de un obstaculo de talla para la canciller alemana, pero sobre todo para Martin Schultz quien deberá enfrentarse a sus propias bases, en especial a los «Jusos», los jóvenes socialdemócratas que han dicho «no» en bloque a la Gran Coalición con Merkel.

 

Entrada de la ultraderecha al Parlamento

Las elecciones de septiembre fueron un terremoto político para Alemania. Además de la debacle de la coalición de gobierno, significaron la entrada al Bundenstag (el parlamento alemán), por primera vez desde la derrota del nazimo, del partido de la ultraderecha, la AfD, Alternativa para Alemania. Este partido ha sabido sacar réditos de esta coalición de gobierno fomada in extremis entre conservadores y socialdemócratas.

La decisión de Angela Merkel de abrir las fronteras del país a más de un millón de indocumentados en septiembre 2015 sirvió a la derecha, incluso la de su propio partido, como caballito de batalla para atacar la política migratoria de la canciller y, en consecuencia, fragilizarla.

El acuerdo anunciado este martes, favorece a los conservadores que impusieron un limite de 220 mil solicitantes de asilo por año. Los socialdemócratas, por su parte, cantan victoria con la reanudación a partir de agosto del derecho a la reagrupación familiar para refugiados. Un triunfo ante todo simbólico, pues se impuso un techo anual de 1000 personas.

 

¿Elecciones anticipadas en dos años?

El nuevo acuerdo prevé una evaluación a medio mandato. Es decir que, en dos años, los socialdemócratas decidirán si continúan en la alianza con los conservadores, provocando entonces la celebración de elecciones anticipadas. Un escenario que sus líderes han llamado a evitar a como de lugar.

Como resultado de esta coalición los socialdemócratas se quedaron con los ministerios de Finanzas, Exterior, Trabajo y Asuntos sociales.
 

Amnistía Internacional: medidas contra los derechos humanos en boga en 2017