rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Reino Unido acoso sexual

Publicado el • Modificado el

Acusado de acoso sexual, el ministro británico de defensa renuncia

media
Foto de archivo: el ministro británico de Defensa, Michael Fallon, sale de una reunión de gabinete Downing Street, Londres, el 17 de enero de 2017. REUTERS/Peter Nicholls

El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, renunció luego de ser acusado de acoso sexual. A Fallon, que ocupaba el ministerio desde julio de 2014, lo acusaron de haber puesto la mano en la rodilla de una periodista en una cena durante el congreso del partido conservador en 2002.


Con nuestro corresponsal en Londres, Juan Carlos Bejarano.

El ministro de defensa Michael Fallon ha sido la primera víctima de este escándalo de presuntos acosos sexuales a mujeres por parte políticos sin embargo, lo más posible es que el señor Fallon no sea el último en verse obligado a renunciar por comportamiento inapropiado.

Fallon supuestamente renunció por un incidente que ocurrió hace 15 años cuando le tocó la rodilla a la periodista Julia Hartley Brewer en una cena.  Pero para la prensa y la opinión pública británica resulta difícil de creer que el ministro renunciará por ese hecho, lo cual lleva a pensar que quizás están por salir a luz, acusaciones mucho más serias.

Posiblemente, Fallon no será el único pues ya circula una lista de hasta 40 diputados del Parlamento, al menos 20 de ellos ministros del gobierno, cuyo comportamiento dentro y fuera de la sede parlamentaria habría sido inapropiado y hasta criminal pues se habla de varios casos de violación dentro del palacio de Westminster, donde los diputados tienen tal poder y protección legal que no pueden ser detenidos por la policía en ese lugar.

Este escándalo debilitará aún más a Theresa May a quien acusan de haber ignorado estas acusaciones que no son nuevas y que incluyen personas de su círculo más cercano, como el número dos de su gabinete Damian Green y el ministro de comercio Mark Garnier.

Estas acusaciones ayudarán quizás a cambiar la cultura de la clase política británica que no ha estado exenta de escándalos de abusos de poder, y otros excesos que no les son perdonados a los ciudadanos del común.