rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Emmanuel Macron Francia Inmigración

Publicado el • Modificado el

Macron quiere una política migratoria más dura, inspirada de la alemana

media
El presidente francés Emmanuel Macron durante el discurso ante los prefectos, el 5 de septiembre de 2017 en el Palacio del Elíseo, París. REUTERS/Etienne Laurent/Pool

El presidente quiere refundar el modelo de la política de asilo e inmigración, estimando que Francia expulsa “demasiado poco”. El mandatario quiere asimismo una aceleración del tratamiento de los pedidos de asilo.


“Quiero que iniciemos la refundación completa de nuestra política de asilo y de inmigración”, dijo este martes Emmanuel Macron en un discurso dirigido a los prefectos.

Macron, que comparó su reforma con la del general Charles de Gaulle en 1945 que rige hasta el día de hoy el derecho de los extranjeros a permanecer en el país, supone una “refundación completa”.

“Si no actuamos para refundar” esta política, “el consenso republicano alrededor de nuestra tradición de acogida y asilo será puesto en tela de juicio” y “los únicos ganadores serán los extremos”, aseguró el mandatario.

Para ello, Macron impulsa un proyecto de ley piloteado por su primer ministro que debería ser adoptado “en el primer semestre de 2018”.

Macron estima que actualmente Francia efectúa “demasiado pocas expulsiones” y “dejamos que se instalen cientos de miles” de personas en un “no man’s land administrativo”.

El proyecto de ley contemplará “varias disposiciones para permitir una mejor de los retornos hacia los países de origen” como lo hacen “nuestros vecinos, en particular Alemania”, recalcó.

Es necesario “que el modelo francés se acerque al modelo alemán. Tenemos desafíos comunes. Acerquemos nuestros derechos, seamos más eficaces”, declaró.

Tras haber abierto la puerta a un millón de refugiados en 2015, el gobierno de Angela Merkel tomó medidas mucho más firmes, como el acuerdo que permitía enviar de regreso a migrantes a Turquía o Grecia. En el primer semestre de este año, Alemania ha expulsado a 12.545 personas, tanto como Francia para todo el año 2016, mientras 91.000 indocumentados habían sido detenidos.

Al mismo tiempo, Macron quiere reducir el tratamiento de los pedidos de asilo a menos de 6 meses e incentivar económicamente el regreso voluntario de quienes no obtiene un permiso para quedarse. Desde principios de año, 4.500 personas han elegido esta vía, embolsando 1.850 euros.