rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Holanda Geert Wilders

Publicado el • Modificado el

La derecha populista enfrenta un primer test europeo con las elecciones en Holanda

media
El líder del Partido de la Libertad(PVV), Geert Wilders, el 14 de marzo en La Haya. REUTERS/Robin Van Lonkhuijsen/Pool

Europa observa este miércoles los comicios legislativos en los Países Bajos, donde la retórica anti-islámica del derechista Geert Wilders representa la primera prueba de un fenómeno que también aspira a llegar al poder este año en Francia y Alemania.


Por Ricardo Ginés, desde Ámsterdam

Es día de elecciones en Holanda, pero también algo más. Como ha subrayado el actual primer ministro Mark Rutte, “aquí se juegan los cuartos de final del auge del populismo”. Después llegará Francia y en Alemania, la final, con un paisaje de partidos muy fragmentado hace casi inevitable una renovada unión de formaciones políticas.

De no haber sorpresas, la pregunta es si Rutte seguirá como primer ministro y si la necesaria coalición girará a la izquierda o la derecha del espacio político.

Puede que se repita una unión con la tercera fuerza principal, los democristianos o que incluso eclosione la fuerza pujante de Groenlinks, los Verdes holandeses.

Lo que parece mucho menos plausible es una coalición con el movimiento político que dirige Geert Wilders, que ya ha votado esta mañana en un colegio electoral. Con su retórica antimusulmana y antisistema se ha hecho con un apoyo notorio por parte del electorado.

Prueba de ello es su frase hoy, nada más votar: “El islam y la libertad no son compatibles”. Durante la campaña, Wilders prometió cerrar las fronteras a los inmigrantes musulmanes, prohibir la venta del Corán y acabar con las mezquitas
Hasta recientemente, el movimiento político de Wilders ha encabezado las encuestas.

Y sin embargo pocos aquí ven posible una coalición con él. Los últimos sondeos mostraban además un avance de los partidos Llamada Demócrata Cristiana (CDA) y Demócratas 66 (D66).

Esta vez, muchos expertos pronostican que harán falta cuatro o incluso cinco partidos para alcanzar la mayoría de 75 escaños, lo que podría llegar hasta seis meses de negociaciones.

Pero todo indica también que la retórica antimusulmana de Wilders en Holanda, un país marcadamente multicultural, ha llegado para quedarse.

Y esto sin duda también se debe a la crisis con Turquía, donde el presidente Recep Tayyip Erdogan, ha acusado a Holanda de nazi y fascista. Sin duda, en estas elecciones, Wilders y Erdogan bien podrían formar una coalición populista.