rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Jean-Marie Le Pen Marine Le Pen

Publicado el • Modificado el

Marine Le Pen asume los destinos de la extrema derecha francesa

media
« Conquistar el poder en 2012 » : esa es la meta de Marine Le Pen REUTERS/Jacky Naegelen

El líder del ultraderechista Frente Nacional francés, Jean-Marie Le Pen, dejó la presidencia del partido tras cuatro décadas a la cabeza de un movimiento al que supo izar como una de los partidos con los que no se puede prescindir. Le Pen pasó el relevo a su hija, Marine Le Pen, que el domingo será entronizada como su sucesora tras ser elegida por los militantes.


El congreso del Frente Nacional (FN), que se abrió este sábado en Tours (suroeste), marca así la sucesión, tras 40 años de reino de Jean-Marie Le Pen, de 82. El FN celebró la elección por votación en vísperas de su congreso. Según un blog del diario Le Monde llamado "extremas derechas", que cita fuentes internas del FN, "alrededor de dos tercios votaron por la hija de Jean-Marie Le Pen y un tercio por su adversario" Bruno Gollnisch, de 60 años, quien se apoya en las corrientes más radicales de la extrema derecha francesa.

Vicepresidenta del partido y eurodiputada, la dirigente del FN en el departamento de Norte-Paso de Calais partía como gran favorita en estos comicios celebrados después de varios meses de campaña interna en toda Francia. Marine Le Pen recibió un apoyo explícito de su padre, que presidía el movimiento desde su creación en 1972, y del aparato del movimiento.

El sábado, en su último discurso como presidente del FN, Jean-Marie Le Pen retomó todos sus temas predilectos. Arremetió contra la "decadencia" de Francia, desde la educación hasta la inmigración, pasando por la inseguridad, la "corrupción generalizada" y los "islamistas" que quien, según dijo, imponer la sharia (ley islámica).

Impulsada por unos sondeos que la colocan en tercera posición, detrás de los socialistas y la derecha, su hija debería empezar a preparar las presidenciales de 2012, con la ambición de figurar en la segunda vuelta, como consiguió su padre hace diez años.

Esta es la primera vez que los afiliados -23.00 a 24.000 según el FN- podían votar para elegir a su presidente. Hasta ahora, Jean-Marie Le Pen era reelegido por "aclamación" en los congresos.

Nacida en 1968 en Neuilly-sur-Seine, a las puertas de París, Marine Le Pen es la tercera hija de Jean-Marie Le Pen. Candidata por primera vez en 1993 en las legislativas (en París), asumió la dirección del servicio jurídico del partido en 1998.

Sus primeras apariciones ante el gran público se produjeron en las elecciones presidenciales de 2002, cuando su padre pasó a la segunda vuelta en detrimento del socialista Lionel Jospin.

Marine Le Pen quiere normalizar la imagen de su partido para ampliar su electorado y pesar más y, como dice regularmente, "conquistar el poder". No reniega de ningún fundamento del FN, como la "preferencia nacional", que reservaría una serie de ventajas a los franceses, la restitución de la pena de muerte, la salida del euro y de la Unión Europea.

Pero adopta un registro mucho más social que la antigua tendencia liberal del FN.
Con el sueco Jimmie Aekesson, el húngaro Gabor Vona y el holandés Geert Wilders, encarna el nuevo rostro de una extrema derecha europea que va sobre la ola del repliegue identitario y el rechazo al Islam.