rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Detenido en Alemania sospechoso bosnio de los atentados de París de noviembre 2015 (policía).

Japón Francia Finanzas

Publicado el • Modificado el

Carlos Ghosn: ascenso y caída de un capitán de industria

media
Políglota, capaz de adaptarse a diferentes culturas, este franco-líbano-brasileño se ganó rápidamente el apodo de "cost killer" ("asesino de costes"). Fuente: Reuters.

Detenido en Japón en el marco de una investigación por disimulación de ingresos, Carlos Ghosn es una figura admirada en la industria por haber llevado a la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Motors, utilizando recortes de gastos drásticos para conseguir la rentabilidad de las empresaa. Su también conocido gusto por la vida fastuosa pudo haberle jugado una mala pasada.


De origen libanés, Carlos Ghosn nació en Porto Velho, Brasil, en 1954. A los 16 años se instaló en Francia, donde cursó sus estudios en las prestigiosas Ecole Polytechnique y Ecole de Mines, donde obtuvo su diploma de ingeniero. En 1978, empezó a trabajar en la empresa de neumáticos franceses Michelin hasta izarse al puedo de director de investigaciones. Siete años después, regresó a su Brasil natal para reestructurar la empresa francesa, cerrando dos fábricas y reorganizando la producción.

En 1996, Ghosn se volvió a instalar en Francia como director general de Renault. Tres años después, al mando de la empresa del rombo, tomó el control de Nissan, salvando la automotriz, lo que le valió la admiración de los japoneses.

El ejecutivo, presidente de Renault y Nissan, agrandó en 2016 su alianza con Mitsubishi Motors, colocando al grupo en el número uno de las ventas de automóviles con 10,6 millones de autos vendidos en 2017.

Políglota, capaz de adaptarse a diferentes culturas, este franco-líbano-brasileño se ganó rápidamente el apodo de "cost killer" ("asesino de costes") por su capacidad para transformar empresas a borde de la quiebra en sociedades rentables.

La revista Forbes describió en 2006 a Carlos Ghosn, conocido por levantarse muy pronto y acostarse muy tarde, como "el hombre que más duro trabaja en el sector enormemente competitivo del automóvil".

Al mismo tiempo, empezó a destacarse por su vida fastuosa. Su salario, uno de los más elevados entre los jefes franceses, fue motivo de disputas en 2015 con el Estado francés, accionario del 15% de Renault.

Como presidente de Nissan, cobró entre abril de 2016 y marzo de 2017 cerca 1.100 millones de yenes (8,8 millones de euros al cambio de entonces). Ganaba también más de 7 millones de euros anuales como consejero delegado de Renault, que dirige desde 2009 (antes había sido director desde 2005).

En 2016, su extravagante fiesta de casamiento en el castillo de Versalles, inspirada en la película de Sofia Coppola sobre Maria Antonieta fue ampliamente comentada en la prensa dedicada a la vida mundana de las celebridades.

En junio de 2017, la agencia Reuters aseguraba que la alianza estaba sopesando un sistema de incentivos ocultos para sus dirigentes, a través de una sociedad instalada en Holanda. Ghosn lo desmintió.

En febrero 2018, Ghosn aceptó reducir su sueldo un 30%, una condición impuesta por el Estado con el objetivo de conseguir su apoyo para un nuevo mandato de cuatro años.