rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Economía y finanzas
rss itunes

La hiperinflación se come los bolsillos de los venezolanos

Según el Fondo Monetario Internacional, la inflación en Venezuela alcanzaría el 1.000.000% en 2018. En los últimos años, los ceros a la derecha del Bolívar aumentaron a un ritmo preocupante a causa de la hiperinflación y Nicolás Maduro ha anunciado dos medidas para salvar la economía mientras que la población “hace magia” para sobrevivir. Reportaje en Caracas por nuestro corresponsal Víctor Hugo Amaya.

>> Haga clic en la imagen para escuchar el programa.

La hiperinflación que sacude a Venezuela desde hace más de nueve meses se sale cada vez más de control. Los productos son vendidos en el mercado a precios exorbitantes y los salarios no alcanzan. La situación es tan extrema que por un par de productos lácteos se puede pagar casi veinte millones de bolívares, cuando el salario mínimo de un trabajador es de apenas cinco millones de bolívares al mes.

La situación se ha ido degradando y ha tenido un impacto emocional verdaderamente negativo en la población venezolana. Según nuestro corresponsal en Caracas, Víctor Hugo Amaya, la gente tiene que “hacer magia para sobrevivir”. Así se lo dicen los transeúntes de la capital: “Todos los días hay un precio diferente y el salario no alcanza” se queja una ama de casa mientras que el dueño de un bar ya no recuerda “cuánto vendía el café en enero” de este año.

La alimentación se ha visto particularmente afectada, ya que productos como la carne y el pescado son cada vez más escasos y costosos. Las personas se han visto obligadas a renunciar a su consumo y a reducir la cantidad de comida de manera general. Susana Raffalli, nutricionista especializada en gestión de la seguridad alimentaria, destaca que antes de la crisis se veía un “patrón de alimentación del venezolano constituido por unos ocho a nueve grupos de alimentos, esto se ha reducido a tres o cuatro.”

Este problema de nutrición también fue destacado por una encuesta de condiciones de vida realizada en el año 2017 por las tres universidades más importantes del país.

¿La hiperinflación es imputable al gobierno?

Las respuestas a esta pregunta difieren según el interlocutor. Muchos economistas consideran que la crisis es el resultado directo del mal planteamiento de la política económica y monetaria por parte del gobierno de Nicolás Maduro. Es por ejemplo el caso del analista financiero Henkel García, quien considera que la razón principal de la crisis ha sido el “ritmo de gastos […] financiado por el Banco Central de Venezuela, emitiendo dinero que no va acorde con la cantidad de bienes y servicios disponibles en la economía.”

Sin embargo, otros como el economista Omar Zambrano, consideran que la crisis es una herencia del mandato del expresidente Hugo Chávez y comenzó hace más de una década. Existen también aquellos que defienden al gobierno y que dan otros motivos para explicar el origen de la crisis; es el caso del economista Javier Vivas, quien afirma que las reales causas del problema son factores externos.

Eso sí, independientemente del origen de la inflación, Víctor Hugo Amaya explica que el gobierno actual lleva a cabo programas que contribuyen al aumento de los precios, haciendo entrega de bonos con dinero en efectivo a ciertos ciudadanos desde hace un año. Esta creación espontanea de dinero no ayuda a luchar contra la inflación, sino todo lo contrario.

Por otro lado, los servicios públicos están estatizados y sus tarifas no han variado en los últimos cinco años. Esto crea situaciones en las que los productos son tan baratos que a veces son regalados y no crean ningún ingreso, como es el caso de la gasolina. Sin embargo Nicolás Maduro exige el respeto de estas medidas: “O respetan los mecanismos de fijación de precios o la Revolución tomará medidas radicales y después no se quejen”, amenaza el presidente.

Maduro anuncia dos medidas para cambiar la economía

Para el asombro de muchos, el mandatario prometió que 2018 será un año de prosperidad y anunció dos medidas para cambiar la economía: la circulación y emisión del nuevo Bolívar Soberano y la reducción de cinco ceros a la moneda venezolana, además de aligerar el control cambiario. Maduro está convencido: es así como se logrará “el milagro económico” venezolano.

Bolivia, buenos resultados macroeconómicos en un contexto de bajas previsiones regionales