rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Economía y finanzas
rss itunes

Tarjeta roja para la FIFA, historia de un fraude

Por Orlando Torricelli

Acaba de aparecer en su versión original en inglés, y también en español en la editorial Planeta, el libro "Red card" /Tarjeta Roja", del periodista de investigación estadounidense Ken Bensinger, sobre los escándalos de corrupción en la FIFA, que estallaron en 2015. Un trabajo que, cómo explica el propio autor a Radio Francia Internacional, ha sido uno de los más difíciles de su carrera.

Cuando el dos de diciembre 2010 Sepp Blatter -presidente de la FIFA, abrió el sobre para revelar que la Copa mundial de fútbol 2018 y 2022 serían atribuidas respectivamente a Rusia y a Qatar se abrió la caja de los truenos y la caja de Pandora juntas. Es lo que afirman muchos analistas, pero para Ken Bensinger solo es una bonita leyenda que pretende explicar la investigación estadounidense como una reacción tras el fracaso de su propia candidatura como sede el mundial de 2022. En realidad, afirma Bensinger en su libro "Tarjeta roja", todo había comenzado antes tras las señales de alerta de un agente del FBI, quien alertó a un fiscal que consideró oportuno abrir una investigación.

Ken Bensinger © Planeta

Este el libro es uno de los trabajos más difíciles en mis veinte años de periodismo, porque los acusados, la gente del mundo del fútbol, no quería hablar por muchas razones, entre otras porque tienen vergüenza y la investigación sigue en pie”. Afirma Bensinger.

“Creo que la FIFA está intentando mejorar sus prácticas pero lo veo como un proceso muy largo, es una cultura que tiene más de cuatro décadas de corrupción y aunque han sacado a dos o tres generaciones de dirigentes, hay mucha gente detrás que han crecido en el ambiente y con la convicción de que el fútbol es un motor para generar dinero para sus propios bolsillos.Sacar a esa gente no es algo que se consigue de un día al otro”. Explicó Ken Bensinger, a Radio Francia Internacional.

La Unión Europea propone nueva imposición para los gigantes de la economía digital