rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

La magia de Botsuana

Por Silvia Celi

Se dice que todos los caminos llevan a Roma. Si bien no todos conducen hasta Botsuana, en África austral, existen varias conexiones aéreas que nos permiten aterrizar en este país cuando se quiera. Lo que implica, por lo menos desde Europa, un montón de horas de vuelo. ¡Pero vale la pena!
 

Un ejemplo de itinerario: salida desde París, una primera escala en Frankfort, una
segunda en Johannesburgo, Suráfrica, y cambio de avión para llegar finalmente a Kasane, a dos horas de vuelo de Gaborone, la capital. De esos cuatro aviones, el último es considerablemente más pequeño.

Horas interminables de viaje…pero es una verdadera delicia poder exclamar ¡tierra!, imitando a Rodrigo de Triana, a quien nuestro imaginario atribuye este grito desde su Carabela, allá en el siglo 15.

>>Escuche nuestro reportaje, haciendo clic en la imagen de portada

Sin embargo, la alegría de la llegada puede verse un tanto maltrecha por la ausencia de nuestro equipaje, traspapelado sin duda en una de las escalas. Algo que, al parecer, sucede con cierta frecuencia.

Eso si, el incidente da pie para descubrir la amabilidad de los botsuanos que se toman a pecho buscar una solución a los problemas de los clientes.

Un destino turístico costoso

Viajar a Botsuana resulta costoso. Y no solo por el trayecto en avión. El alojamiento también cuesta lo suyo. Pero hay que decir que las instalaciones son de primera y el lujo es total, irreprochable.

Buen clima, piscina y tranquilidad. ®SilviaCeli/RFI

Habitación de una de las cabañas del campamento Xaranna, en el Delta de Okavango, Botsuana. ®SilviaCeli/RFI

Si se va a un campamento en el Delta de Okavango, lujo y acogida se dan la mano, como en Xaranna, a donde se llega primero en avioneta, para continuar luego la ruta en jeep, en medio de sacudidas constantes, literalmente rebotando en el asiento…

Eso si, mientras el cuerpo brinca los ojos descubren un paisaje y animales extraordinarios.

Los campamentos no están cercados, así que a la hora del desayuno el viajero puede encontrarse frente a frente con un elefante, que, tranquilamente y sin ruido, se atraganta de ramas a solo unos cuantos metros del visitante. De noche, algún león puede husmear en el campamento y hasta atravesarlo. Por lo tanto, se aconseja a los huéspedes del lodge que eviten salir de su confortable cabaña sin prevenir al personal.

Un elefante en el campamento Xaranna, "como Pedro por su casa". ®SilviaCeli/RFI

Para los turistas que no estén dispuestos a arruinarse con el viaje, existen fórmulas turísticas más económicas:

"Para un presupuesto ajustado también hay opciones como un safari organizado `por el Parque Nacional de Chobe, a un precio bastante inferior. Por unos veinte a veinticinco dólares pasé una mañana completa en la zona más cercana del río Chobe con Namibia. Allí puede ver toda suerte de animales salvajes, como elefantes y hasta un león", explicó a RFI la audaz reportera de el diario español, El País.

Desde los pequeños barcos que navegan por el río Chobe se ve todo tipo de animal. ®SilviaCeli/RFI

"También es posible apuntarse a excursiones con bosquimanos, una de las minorías étnicas del país y el pueblo más antiguo del sur de África. Ellos colaboran con hostales y hoteles de paso en las zonas cercanas a la reserva central del Kalajari. Los bosquimanos participan en excursiones por el bosque con los turistas, les muestran sus tradiciones, las hierbas medicinales que utilizan y donde las encuentran. Como llevan un traductor lo explican a los viajeros. Excursiones de este tipo se pueden hacer por unos diez dólares", precisa Lola Hierro.

Refugio de rinocerontes, tierra de elefantes

Botsuana posee la población de elefantes más importante de África y se ha
constituido además en refugio para rinocerontes.

“Hace unos tres años, el sector turístico privado, en asociación con el estado, ofreció refugio en Botsuana a rinocerontes que vivían en en Sydáfrica, en zonas en donde corrían peligro. Desde entonces hemos acogido a unos 250 rinocerontes que son transportados por aire o por tierra a lugares seguros en el Delta del Okavango", explicó a RFI Jillian Blackbeard, gerente de mercadeo de la organización de turismo de Botsuana.

"Los rinocerontes no regresan a sus países. Se quedan en Botswana el resto de sus vidas con sus bebés rinocerontes, con sus congéneres locales. Se trata de una donación para que estén protegidos el resto de sus vidas”, añadió Blackbeard.

Gracia hasta en el cabello:

Las mujereres en Botsuana son muy coquetas. Se visten bien, se maquillan y sobre todo llevan peinados que son verdaderas obras de arte.

Modelo de peinado "Corn Row". ®SilviaCeli/RFI

Modelo de peinado "Carrot Row". ®SilviaCeli/RFI

Para que este país sea un destino ideal, sería positivo bajar los precios y mejorar las infraestructuras, pero sin caer en los mecanismos del turismo de masas que, cabe reconocerlo, en muchos lugares en los que se ha practicado, no ha traído los beneficios esperados.