rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Economía Latinoamérica

Publicado el • Modificado el

El 82% de la riqueza mundial está en manos del 1% más rico

media
Un niño montado sobre un burro recolectando material reciclable en un basurero en las afueras de la ciudad de Hodeida, Yemén, el 7 de enero de 2018. REUTERS/Abduljabbar Zeyad

Nunca los ricos han sido tan ricos: 82% de la riqueza generada en 2017 terminó en las manos del 1% de la población del mundo. Mientras, la mitad de los habitantes del planeta no ha podido beneficiarse de este crecimiento, según informó la ONG Oxfam.


Las datos surgen del informe presentado por la ONG Oxfam, "Premiar el trabajo, no la riqueza".

"Los países en desarrollo pierden 100 mil millones de dólares cada año por la evasión de impuestos a través de paraísos fiscales”, dice la directora de Oxfam, Winnie Byanyima para quien el boom de millonarios en 2017 no es un signo de prosperidad de la economía sino un síntoma del fracaso del sistema económico.

“Es un dinero que debería destinarse a la educación de los niños, la salud y los empleos de los jóvenes. Pero está escondido en paraísos fiscales, sin gravamen", agrega Byanyima.

Alrededor de 7.6 billones de dólares, pertenecientes a una minoría privilegiada, están ocultos en el entramado de paraísos fiscales, señala el informe de la ONG.

Oxfam llama a los líderes en Davos a tomar medidas enérgicas contra la evasión de impuestos, a aumentar los impuestos para los ricos y cerrar la brecha salarial de género para crear una sociedad más "igualitaria".

Captura de pantalla de la tapa del informe de Oxfam "Premiar el trabajo, no la riqueza". Oxfam

Oxfam recuerda que el tener un trabajo ya no es garantía para salir de la pobreza. La precarización del trabajo es la herramienta con la que se ha cerrado esta brecha abismal entre una minoría de ricos que concentran la renta, los beneficios de las empresas ylos rendimientos de los accionistas, y millones de trabajadores cuyos salarios mínimos no aumentan desde 2006.

Oxfam también afirma que el multimillonario presidente de EEUU Donald Trump, quién asistirá a la cita WEF en Davos, es uno de los culpables de profundizar la desigualdad. La presidenta de la ONG recuerda que, tras una campaña electoral en la que se prometió ayudar a la sociedad con una economía justa, Trump nombró un gabinete formado por multimillonarios, que concentran la misma cantidad de recursos que 100 millones de estadounidenses. La reforma fiscal aprobada por el Congreso de EEUU, recorta los impuestos a las grandes corporaciones y a las grandes fortunas.

Las mujeres y los jóvenes son las principales víctimas de esta desigualdad, resalta el informe. Las trabajadoras son quienes se encuentran en la base de esta pirámide económica: ellas ganan menos que los hombres y están sobrerrepresentadas en los empleos peor remunerados y más precarios. La brecha salarial entre hombres y mujeres en el mundo es del 23%. Asimismo, el futuro de los jóvenes, según muestra el documento, es incierto. Además de sufrir las consecuencias de empleos precarios, temporales, parciales y mal pagados, no cuentan con unas perspectivas a futuro que les permita ser positivos respecto a su vida laboral e igualdad de oportunidades. El salario anual obtenido por un joven de 26 años que accede por primera vez a un empleo es hoy un 33% inferior al ganado en 2008.

La tendencia de esta concentración de la riqueza en pocas manos es similar en otros rincones del planeta. En América Latina y el Caribe, en 2017 el 10% más rico de la población concentra el 68% de la riqueza total, mientras que el 50% más pobre solo accedía al 3.5%.