rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Estados Unidos: la economía verde avanza pese a Trump

Por Efraín Rodríguez Valdivia

Pese a la preferencia de Donald Trump por la industria del carbón, Estados Unidos vive una revolución verde: 14 millones de profesionales trabajan directamente en la generación de energías limpias y ganan hasta 43 dólares por hora. El mercado de la energía solar contrata más trabajadores que la industria del carbón. Además, el 60% del crecimiento energético del país proviene del sol y del viento.

 

La posición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a su país del Acuerdo de París, corre en paralelo con los intereses de una floreciente economía verde.

Los negocios e inversiones crecen cada día alrededor de la protección del clima. Las cifras lo confirman: un estudio del Instituto de Economía Política de la Universidad de Massachusetts revela que Estados Unidos emplea directamente a 14 millones de profesionales en la reconversión energética (de carbón a energías limpias). Estos trabajadores ganan entre 17 y 43 por hora laboral.

Por otro lado, las empresas tienen proyectos ingeniosos ambientalistas para mitigar el impacto contaminante de su producción. Por ejemplo, Google construye una planta de energía solar en una sede corporativa para generar 1.6 megavatios y ahorrarse un 30% de la energía que necesita. Nike se comprometió a alcanzar un impacto neutral de gases de calentamiento global. Target retira progresivamente los productos que contienen polivinilo, un componente peligroso para la naturaleza. Frito-Lay indica que su producción dependerá de agua reciclada y energía limpia, etc.

Javier Sierra, vocero de Sierra Club, la organización ambientalista más influyente de Estados Unidos, indica que, a pesar del escepticismo sobre calientamiento global de Donald Trump, el país vive una verdadera revolución verde que no se detendrá.

Javier Sierra indica que el sector de Sustentabilidad Energética emplea 5 millones de profesionales. Estos puestos laborales no se importan ni se exportan. Sólo Estados Unidos tiene tecnología y educación para formarlos. "El mercado de la energía limpia basada en el sol emplea más trabajadores que la industria petrolera, del carbón y del gas", afirma. Además, el 60% del crecimiento energético del país provino del sol y del viento.

Pese a la decisión de Trump, los estados de California y San Francisco seguirán con las directrices del Acuerdo de París para dotar energía limpia y renovable hasta el 2035.

Pero también existen grandes obstáculos. Javier Sierra menciona que en las zonas rurales del sur de Estados Unidos está prohibido hablar del cambio climático y muchas veces se cuestiona a la ciencia ambientalista.

Estados Unidos demorará cerca de tres años en retirarse del Acuerdo de París. Hasta ese momento será 2020 y se convocará nuevas elecciones. Entonces, estos tres años serán tiempos de nuevos debates y negociaciones. Sin embargo, Javier Sierra afirma ya no se necesita negociar más: "El Acuerdo de París es muy ambicioso. Tenemos que ponernos a trabajar. No podemos perder ni un minuto más", concluye.

Greenpeace alerta sobre la falta de seguridad de las centrales nucleares en Francia

La búsqueda de lo imposible como motivación en las investigaciones científicas