rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Brasil Surf

Publicado el • Modificado el

Gabriel Medina, no sólo con fútbol vibra Brasil

media
Gabriel Medina a su regreso el domingo a Brasil tras ser designado Campeón mundial de surf. © Reuters

En el país donde el “futebol” es casi una religión y Neymar su máxima deidad, ha emergido otro fenómeno pero de las olas. Gabriel Medina se consagró por segunda vez Campeón del Mundo, convirtiéndose en uno de los mayores especialistas de esta disciplina dominada otrora por los anglosajones.


Tiene 24 años y todo Brasil a sus pies. Gabriel Medina se consagró por segunda vez Campeón del Mundo de surf tras ganar el Pipe Master disputado en Hawai.

"Es un sueño convertido en realidad. Fue una jornada de ensueño para mí: ganar el Pipe Master y lograr el segundo título mundial. Es mucho más duro conseguir una segunda corona, porque debes ir al 200%", declaró Medina, aún un poco emocionado al día siguiente de su hazaña.

En Hawai, en la impresionante costa de Pipeline, Medina realizó figuras excepcionales hasta obtener la nota perfecta (10 sobre 10) que le permitió llevarse la copa. Una victoria que estuvo acompañada del título de campeón del mundo, el segundo de su carrera, después del alcanzado en 2014.

Desde ese primer triunfo, Medina se ha convertido en un fenómeno en Brasil, al mismo nivel que su amigo Neymar. Sus redes sociales contabilizan más de ocho millones de fanáticos, entre los cuales se cuenta el atacante del Paris Saint-Germain.

Gabriel Medina comenzó a hacer acrobacias sobre las olas a los 9 años luego de que un amigo lo llevara a surfear por primera vez. A los 13 años ya participaba en los grandes circuitos y a los 15 firmó un contrato con una marca de equipos deportivos. Dos años después estaba compitiendo en el circuito mundial. A partir de allí comenzó a desarrollar un estilo único que incluye no sólo el tradicional deslizamiento sobre las olas, sino también figuras inéditas, como el “backflip”.

Hoy en día tiene un centro de entrenamiento a su nombre, en la playa de Maresias, que acoge a niños entre 10 y 16 años. El domingo, a su regreso de Hawai, desató el furor en las calles de Maresias, donde lo recibieron miles de personas.

El brasileño se coronó por segunda vez Campeón del mundo de surf. © Pipe Master