rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

acoso sexual Mundial Rusia 2018

Publicado el • Modificado el

¿El machismo está contaminando al Mundial 2018?

media
La reportera Julia Guimarães fue molestada por un hombre en la calle antes del partido Japón-Senegal Youtube

Este Mundial, si bien no es el único, es el que más ha dado de qué hablar por los comentarios machistas y los acosos sexuales de los cuales han sido víctimas las mujeres, hinchas y periodistas. 


Con nuestro enviado especial en el Mundial de Rusia, Carlos Pizarro

"A las chicas rusas no les gusta que las vean como objetos", "Ponen mucha atención si eres limpio o hueles bien y vas bien vestido"... Estos son algunos de los consejos que la Asociación de Fútbol Argentino advertía en un manual de cultura rusa a varios periodistas deportivos que van a cubrir el Mundial.

A pesar de haber sido por la AFA tras filtrarse por los medios, este informe se hizo viral a través de las redes creando un gran escándalo en Argentina. 

RFI comprobó que la indignación seguía siendo patente entre los hinchas albicelestes llegados hasta Rusia. "Es una muestra de machismo, es repugnante", lamenta una hincha de ellos en Moscú. "Discrepo totalmente con la AFA", agrega otro fanático argentino.

Pero, como en cualquier tipo de encuesta, siempre existe la excepción que confirma la regla. "Me peiné para el costado, y me puse unos pantalones 'chupines', y la verdad me ha ido bastante bien: conquisté a una señora de 65 años", se halaga un hincha entrevistado por RFI. 

Sin embargo, este episodio no es el único puesto que las redes sociales han destapado a la luz algunos casos de acoso sexual contra mujeres rusas o extranjeras, inclusive periodistas que cubren el Mundial.

Fue el caso de la periodista de France 24 en inglés, Kethevane Gorjestani, quien fue molestada por un hincha argentino en directo. En el video, se ve el hombre darle un beso en la nuca. Un acto que la periodista denunció en su cuenta de Twitter.

Lo mismo le ocurrió con una periodista brasileña:

Y a una reportera colombiana de la Deutsche Welle: